1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Prostitución no es trabajo: La batalla contra el Estado proxeneta argentino

abolicionismo, prostitucion, trata, mujeres, argentina

El lunes 8 de Junio de 2020 amanecimos con una noticia increíble proveniente de la Argentina: se hizo público a través de redes sociales que desde el Ministerio de Desarrollo Social se había agregado al listado del ReNaTEP (Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular renatep.mds.gob.ar) la opción «Trabajadores Sexuales».

No es coincidencia que la noticia haya sido celebrada y difundida por los más acérrimos defensores del proxenetismo en la Argentina, aquellos que piensan que explotar sexualmente a mujeres y niñas es igual a cualquier trabajo como si fuéramos mercancía a la que el patriarcado puede poner precio.

registro, prostitucion, argentina, trata, legalizacion, retirada, mujeres en lucha, feminismo, twitter, formulario

Capturas de @radvulva en Twitter

Hay muchas cosas deplorables en esta iniciativa, empezando por el lenguaje y los eufemismos que usa para referirse a la prostitución, por ejemplo llamar «trabajadoras sexuales» a víctimas de explotación sexual, denominar «oficio» a una problemática en la que miles de mujeres y niñas en toda Argentina son secuestradas y comercializadas por redes de trata, llamar «socio» y «cliente» al proxeneta y al putero, llamar «vivienda del socio» a los prostíbulos, encasillar como «economía popular» la compra y venta de niñas y mujeres con fines de explotación sexual.

La respuesta de las feministas no se hizo esperar, el hashtag #ProstitucionNoEsTrabajo llenó las redes y las denuncias de activistas abolicionistas se replicaron miles de veces en Argentina.

La activista y directora del documental Yo Abolicionista , Mariel Rosciano, denunció en su perfil lo que implicaría la regulación de la prostitución para los derechos de las mujeres basados en el sexo, compartió el link a la resolución y puso de ejemplo el hecho que muchas chicas que trabajan en bares en Palermo, en Buenos Aires, son captadas porque les ofrecen trabajos en bares de Europa, y con la promesa del trabajo y hospedaje asegurados muchas aceptan cayendo luego en deudas impagables lo cual es aprovechado por las redes de trata para explotar a esas mujeres. ¿Quién se beneficiaría si la regulación de la prostitución se lleva a cabo? Se pregunta Rosciano.

Y esa no es la única realidad que esconde la prostitución. Basta ir a Plaza Miserere cualquier noche, y a veces a plena luz del día, puteros recorriendo la Plaza en busca de mujeres y niñas, puteros que están por todas partes y son moneda corriente en la ciudad, puteros sin escrúpulos y amparados en el discurso del seudo sindicato AMMAR que les da la categoría de clientes quitándoles todo estigma social de violadores que pagan por violar. En Plaza Once, los puteros están al acecho de las mujeres migrantes, y lo mismo en Plaza Flores, toda la ruta de la General Paz, en el conourbano, los puteros hacen de las suyas a vista y paciencia de todo el mundo, compran mujeres y las desechan, regatean precio, buscan más jovencitas, ahorran dinero y se van a algún club privado en Recoleta, en Barrio Norte, en Belgrano. Los puteros que llegan de turistas, principalmente europeos que se pasean tranquilamente por Microcentro y San Telmo, aprovechan el tipo de cambio favorable del euro para sus fiestas privadas donde violan y deshumanizan a las mujeres. Esos puteros son los que AMMAR y su secretaria general Georgina Orellano protegen, esos son los puteros que quieren seguir disfrutando de sus privilegios patriarcales, esos son los puteros que quieren que se regule la prostitución en Argentina. Y esos son los puteros que exigen al Estado que se legalice lo que en la práctica es el infierno de miles de mujeres en Argentina.

Luego de la presión mediática, el formulario fue retirado. El titular de Desarrollo Social, Daniel Arroyo no se manifestó formalmente al respecto hasta el momento, pero hay disponibles muchos tuits informando que se plegaban a la legislación vigente y los convenios internacionales que indican que la prostitución no es un trabajo por no tener reconocimiento jurídico ante la ley.

Esto no es una cuestión de partidos o posiciones políticas, esto es un problema endémico que lleva décadas y décadas sin ser resuelto por ninguna administración argentina. Cuando después de la segunda guerra mundial, toda Europa emigraba a Latinoamerica soñando con un futuro de paz, fueron los puteros quienes aprovechándose de las mujeres, las explotaban sexualmente y las traficaban a otras provincias y países. Cuando las avanzadas feministas durante la década de los 60 y 70 del siglo pasado, llegaron a toda la sociedad gracias a las organizaciones de mujeres y agrupaciones feministas, fueron los puteros quienes se metieron a las universidades a adoctrinar generaciones futuras de puteros y sus aliados, desprestigiando a las feministas y cualquier acción revolucionaria que llevaran a cabo, luego llegó la dictadura, y el caldo de cultivo que se había generado anteriormente propició el despojo casi total de los derechos de las mujeres, y fueron a esas mujeres opositoras a la dictadura, a quienes se las vejó de la peor manera posible, heridas que aún están abiertas entre abuelas y madres argentinas. Las crisis económicas desde mediados de los 80 hasta nuestros días ha sido la excusa perfecta para que nuevamente los derechos de las mujeres sean vilipendiados en nombre de la libertad y el progresismo, que no es más que populismo y patriarcado disfrazado de libre elección.

Somos feministas, escuchemos a las mujeres. Somos abolicionistas, escuchemos a las prostituidas. Somos mujeres, luchemos juntas.

No seamos indiferentes, los puteros están en todos lados, son tipos de saco y corbata con posiciones poderosas en la administración pública, son profesores universitarios, ejecutivos, obreros, estudiantes universitarios, son hombres. Sí, los puteros son hombres tratando de legalizar lo que en la práctica llevan haciendo por siglos, que es comprar el acceso al cuerpo de las mujeres.

Los puteros junto al estado proxeneta y sus aliados quieren que nos olvidemos de la lucha de Madres víctimas de trata , quieren que no escuchemos a Sonia Sánchez, a Alika Kinan, y a todas las sobrevivientes. Quieren que nos olvidemos de las denuncias de pedofilia y la red de trata que Natacha Jiatt denunció y por lo que amaneció misteriosamente asesinada un día.

Detengamos la avanzada del lobby proxeneta, involucrémonos en la lucha abolicionista para recuperar la plena acción de nuestros derechos. Sabemos que las pibas no están desaparecidas, están en los prostíbulos… y los puteros, los puteros lo saben mejor que nadie.

argentina, prostitucion, legalizacion, trabajo sexual, prostitutas, estado, europa, latinoamerica, trata, delito, legal, mujeres en lucha, feministas

Imagen de @Brujacracia «Necesitamos el apoyo de todas frente a la avanzada del proxenetismo disfrazado de sindicato que solo quiere promulgar antiderechos de las mujeres. La prostitución es violencia contra las mujeres.»

Por Lara Salvatierra (@larasalvatierra)

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
“Radical” o de s...
en los zapatos de valeria, mujeres, feminismo, feministas, trans, queer, netflix, series, homosexual. lesbiana, heterosexual
Artículo siguiente
Valeria y sus zapato...
0 Comentarios