1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

EL ORIGEN DEL 8M

feminismo, historia, 8 de marzo, incendio, camisas, trabajadoras, derechos, huelga, zetkin

En 1977 la Organización de las Naciones Unidas aprobó una resolución por la que se declaró el 8 de marzo Día Internacional de la Mujer. Desde entonces, han sido varias las explicaciones históricas sobre los hechos que se conmemoran ese día. Las tesis norteamericanas sitúan su origen el 8 de marzo de 1857, jornada en la que cientos de trabajadoras de la industria textil neoyorkina alzaron la voz y se manifestaron por primera vez en contra de los bajos salarios y las condiciones inhumanas de trabajo. Otras tantas mujeres del sector de la confección paralizaron las fábricas con las mismas exigencias en 1908, año en que se celebró en Chicago una Jornada de las Mujeres, “a favor del sufragio femenino y contra la esclavitud sexual”. Al mismo tiempo, las sufragistas Emmeline y Christabel Pankhurst eran encarceladas en Londres por las adhesiones que suscitaban sus iniciativas en favor del voto de las mujeres.

Las protestas se sucedieron en 1909 en una nueva marcha multitudinaria el 8 de marzo bajo el lema de “pan y rosas” (autonomía socioeconómica y calidad de vida), que a las demandas laborales incorporó entre sus objetivos el reconocimiento del derecho al voto femenino. Fue éste un hecho clave, pues evidenció la solidaridad recíproca entre obreras y sufragistas, lo que las llevaría a actuar colectivamente.

Podemos decir, por tanto, que la idea de señalar un Día de la Mujer surgió en círculos de mujeres de tendencia socialista. La Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague en 1910, aprobó a propuesta de Clara Zetkin, socialdemócrata alemana compañera de Rosa Luxemburgo, la conmemoración anual como jornada de movilización del Día Internacional de la Mujer. Así, sufragismo, socialismo, obrerismo y feminismo se hallan en el nacimiento del 8 de marzo. (Medina, Ana D., y Martínez Quinteiro, María Esther, 2007, pág. 86).

En 1911, se celebraba este día por primera vez en varios países: Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca, acompañado por manifestaciones que exigían, además del derecho al voto y a ejercer cargos públicos, el derecho al trabajo y a la formación profesional. Al año siguiente se extendió a Francia, Países Bajos y Suecia; en 1913 incluso a Rusia. En 1914, el 8 de marzo se celebró también con el objetivo de la paz, protestando contra la guerra que amenazaba a Europa.

Pero sin duda, lo que terminó por reforzar el carácter reivindicativo de este mes en los años siguientes fue la desgracia ocurrida el 25 de marzo de 1911. Aquella madrugada, se produjo un gran incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, en la que trabajaban centenares de mujeres que quedaron atrapadas. Al no encontrar una vía de escape, pues los propietarios habían bloqueado todos los accesos con el fin de evitar robos, muchas de las trabajadoras saltaron por las ventanas del edificio resultando gravemente heridas en la caída. Murieron más de 100 mujeres, la mayoría jóvenes inmigrantes de origen judío e italiano que se ganaban precariamente la vida en el taller. Fue una escena dramática que conmovió a la opinión pública, y que obligó al gobierno de Estados Unidos a establecer leyes para la mejora de la seguridad laboral en el sector industrial.

 

incendio, fabrica, camisas, mujeres, nueva york, 8 de marzo, feminismo, mujeres, trabajadora

Fuente: ABC

 

Después de estos primeros años, la celebración del 8 de marzo en los diferentes países no tuvo siempre la misma continuidad, ni se produjo en la misma fecha ni bajo las mismas reivindicaciones. Aunque, paulatinamente, mediante manifestaciones callejeras, las mujeres activaron la conciencia femenina e hicieron posible que sus demandas se movieran hacia problemas políticos más amplios, es decir, la defensa de sus derechos en ámbitos más extensos.

Fue, como hemos dicho anteriormente, en 1977 cuando las Naciones Unidas terminaron por participar de este movimiento, proclamando el Día para los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

En España, la primera manifestación feminista se convocó en enero de 1976, pero al no estar permitida fue reprimida por la policía. El primer 8 de marzo en nuestro país tuvo lugar en 1977, momento que las mujeres aprovecharon para plantear cuestiones como la necesidad de la educación sexual, la legalización de la venta y uso de anticonceptivos y la despenalización del aborto. Especial relevancia tuvieron también sus protestas acerca del campo laboral, logrando que la Constitución Española aprobada un año después legalizara las organizaciones feministas y reconociera la igualdad ante la ley entre hombres y mujeres como uno de los principios del nuevo ordenamiento jurídico.

En definitiva, las acciones colectivas forzaron la creación de un nuevo marco jurídico internacional que hoy contempla la igualdad de derechos, que favorece la creación de una conciencia pública y que empuja al cambio de tradiciones y de actitudes profundamente arraigadas que prolongan la discriminación. Sin embargo, no debemos relajarnos, pues la realidad actual aún continúa exigiendo esfuerzos para lograr el ejercicio de los derechos humanos para muchas mujeres que siguen sin poder disfrutar de ellos. En palabras de Consuelo Flecha, “el 8 de marzo tiene que ser un punto de encuentro en el que fortalecerse para seguir trabajando el resto del año. Para afirmar que la historia siempre ha podido ser de otra forma. Porque ésta no responde a un destino ciego e inexorable, sino que es el resultado de las voluntades, inteligencias, ignorancias e intereses de quienes han tenido la posibilidad y la capacidad de gestionar y decidir. Que la historia puede ser cambiada”. (Flecha, Consuelo, 1999, págs. 20-23).

Bibliografía:

Corominas, Justa Montero. «La huelga feminista del 8M: haciendo historia». Dossieres EsF, n.o 29 (Primavera 2018) (2018): 20-24. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7002844.

«EL DERECHO DE HUELGA Y LOS MOVIMIENTOS FEMINISTAS.pdf». https://riull.ull.es/xmlui/bitstream/handle/915/10207/EL%20DERECHO%20DE%20HUELGA%20Y%20LOS%20MOVIMIENTOS%20FEMINISTAS.pdf?sequence=1.

Flecha, Consuelo. “Día internacional de la mujer. Recordando victorias más que derrotas”, Crítica. Sevilla, 1999. «dia internacional de la mujer.pdf». https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/64955/dia%20internacional%20de%20la%20mujer.pdf;jsessionid=E58829449B33C3E06DC01DB9CC93F500?sequence=1.

Garzón, Juan Sisinio Pérez. Historia del feminismo. Los Libros De La Catarata, 2018.

Medina, Ana D., y Martínez Quinteiro, María Esther. La igualdad como compromiso. Estudios de género en homenaje a la profesora Ana Díaz Medina. Universidad de Salamanca, 2007.

«Ruth_Mestre.pdf». http://e-mujeres.net/wp-content/uploads/2016/07/Ruth_Mestre.pdf.

«TFG-N. 1192.pdf». https://uvadoc.uva.es/bitstream/handle/10324/37382/TFG-N.%201192.pdf?sequence=1&isAllowed=y.

 

Por María Valero.

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
mujeres en lucha, feminismo, mujeres, nombrarnos, trans, 8 de marzo, irene montero, ministra de igualdad, simone de beauvoir, feminismo radical, queer
Este 8M: menos Butle...
abolición, prostitución, feminismo, mujeres en lucha, feministas, trans, pancartas, agresion
Artículo siguiente
EL OTRO 8M
0 Comentarios