1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Lo que pasó en el mundial femenino

Si existiera la justicia deportiva, España ayer, tendría que haberse clasificado para la siguiente fase del mundial. Es increíble ver cómo a pesar de tener un mejor juego, de tener una calidad brutal, nos ganan por dos penaltis más que dudosos. Por no hablar del enorme golazo de Jenny Hermoso, que es para verlo en bucle. Vaya, que si ese gol lo hace Cristiano o Messi se estaría hablando de él por los siglos de los siglos…

He de reconocer que algo que me ha encantado del mundial femenino, aparte del pedazo equipo  que tenemos y de su indudable calidad, es la respuesta tan positiva que ha tenido en los hombres. Salvo algún cavernícola, que siempre los hay, las redes sociales están inundadas de hombres que animan, que apoyan, que disfrutan viendo futbol y no distinguen si este es femenino o masculino, es más hasta más de uno ha reconocido que técnica y tácticamente es superior en muchas ocasiones al masculino, que no es tan bronco ni tan dado a las faltas, salidas de tono y machadas varias de las que el fútbol masculino parece estar impreso. Y eso mola. Mola porque de verdad a la gente que le apasiona el futbol es lo que le importa, ver un buen partido, independientemente de qué sexo tengan los jugadores. La calidad de jugadoras como Celia Jiménez, Lola Gallardo, Amanda Sampedro, la naturalidad  con la que están en el terreno de juego sin esos shows ni esas tácticas tan reutilizadas en las competiciones como perder tiempo, exagerar las faltas o taparse la boca al hablar como si compartieran secretos de estado, sin esa agresividad que habitualmente vemos, creo que han conquistado los corazones de miles de aficionados y nos han hecho disfrutar del deporte.

Lo conseguido no es solo llegar a octavos de un mundial. Lo conseguido es normalizar el fútbol femenino como deporte de élite que puede mover a las masas como ya vimos que ocurría en el Wanda, ser portada de periódicos como Marca, sentar a la familia en torno a la tele para ver un buen partido, a poder ser con la cervecita y las patatas de rigor, y que lo más visto del día sea este partido con un 12’8 de share… disfrutar del fútbol, simplemente, algo que muchas no hacemos desde hace tiempo porque esa masculinidad exagerada, esos gestos bruscos, ese masculinismo tóxico que lo impregna, nos echa para atrás. 

Son muy grandes estas chicas y más que lo van a ser. 

Por cierto que, lo que no parece cambiar es la inoperancia y ceguera de los árbitros y las árbitras, aquí sí que están en igualdad…

 

Por Nina Peña (@ninapenyap)

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

 

 

Artículo previo
Sextorsión, ¿evalu...
Artículo siguiente
No finjamos que no n...
0 Comentarios