1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

La cara B del empleo femenino.

Que las mujeres tenemos más dificultades para acceder al empleo, no lo digo yo, lo dicen los datos de empleo que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA), publicados el pasado mes de enero y que vuelven a revelar que las mujeres sufrimos el desempleo más que los hombres. La EPA sitúa la tasa de personas en desempleo en el 16,74%; la tasa del desempleo femenino en el 18,54%, mientras que el desempleo masculino se sitúa en el 15,18%.

El paro ha bajado un 10,79% respecto a 2017, siendo la cifra total de 458.900 personas menos en las listas del desempleo. Sin embargo, no es tan buena noticia para nosotras, ya que han sido más los hombres que han salido de esta situación que las mujeres, pues en los últimos tres meses del 2018, 249.900 varones salieran del paro, mientras que la cifra de mujeres fue de 209.100, casi 40.000 personas menos.

¿Qué ocultan estos datos de empleo que nos retratan en esta terrible situación? Porque no solo se trata del desempleo, se trata de que además cuando trabajamos, lo hacemos en condiciones precarias y en trabajos no reconocidos como tal. Vamos por partes.

“En España, la brecha salarial por hora trabajada se sitúa en el 14,2%, según la última actualización de Eurostat, frente al 23% de la brecha salarial anual. Lo que va de un cálculo a otro se evidencia en las cifras de la contratación a tiempo parcial: el 75% de esos empleos corresponden a mujeres. El 25% de todo el empleo femenino es a media jornada, frente al 8% de los hombres.” Fuente: Europa Press

paro, femenino,mujer, mujeres en lucha, feminismo, desempleo, tasa

EuropaPress

Que somos las mujeres las que accedemos a trabajos de media jornada, por los que cotizamos menos pero que nos permiten conciliar y responsabilizarnos de esos otros trabajos que nadie nos paga, tampoco es un secreto. Cotizar 4 horas por trabajar en total 12 o 15, cuando estamos al cuidado de la casa, hijas e hijos, mayores y dependientes es una práctica habitual. Se calcula que el coste de los cuidados que las mujeres dedicamos “al hogar y a la familia” (estudio ClosingGap de AFI) supera los 100.000 millones de euros y supone dos horas diarias de nuestro tiempo más que del de los hombres. Se calcula que si estos trabajos fueran remunerados, las administraciones públicas ingresarían aproximadamente 39.700 millones de euros al año, en tributos y cotizaciones sociales. ¿Quién puede no estar de acuerdo en este esquema?

Pero la brecha salarial no solo refleja este desfase, refleja también una realidad por la que una mujer y un hombre en un mismo puesto de trabajo no reciben remuneraciones iguales. Y esto es así, si eres mujer, cobras menos. Al gráfico me remito.

paro laboral, precariedad, empleo, femenino, mujeres en lucha, feminismo

Europa Press

Pero aún hay más, si eres mujer cobras menos y además te vas a encontrar con el techo de cristal, aquel por el cual las mujeres tenemos muy complicado acceder a puestos directivos y de responsabilidad, destinados para hombres que no tienen que hacerse cargo de la “familia y el hogar”. Es decir, hombres que no se embarazan y que además tienen en su hogar una mujer que ya se ocupa de la “familia”. De hecho ha surgido un nuevo concepto para “justificar” la disminución de salario femenino, ahora llamado “salario complementario de la pareja”. Concepto que no solo nos coloca en una posición de inferioridad que, a mí al menos, me trae recuerdos en blanco y negro, definiéndonos como fuente de ingresos complementaria y obviando de nuevo el trabajo del cuidado de la “familiar y el hogar”.

ganancia, sueldo, salario, mujeres en lucha, feminismo

Europa Press

Y suma y sigue. ¿Qué sucede cuando trabajas menos tiempo y te pagan menos? Que cotizas menos. Es decir, que el computo para tu pensión o tu subsidio de desempleo en caso de necesitarlo, cosa muy probable siendo mujer, es más pequeño y tus retribuciones en estas situaciones serán mínimas.

Concluyendo, que por ser mujer, además de trabajar dos horas más al día y ganar un 14% menos, veremos mermados nuestros derechos a recibir ayudas por desempleo y nuestras pensiones por jubilación. Todo un panorama, vamos.

DATOS DE EMPLEO DEL BANCO MUNDIAL

https://datos.bancomundial.org/indicator/SL.EMP.TOTL.SP.NE.ZS?end=2018&locations=ES&start=1991&view=chart

Por Elena Hernández (@ElenaHernandezP )

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Artículo previo
La Audiencia de Gran...
Artículo siguiente
El ombligo feminista
0 Comentarios