1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Caladas hasta los huesos

feministas, mujeres en lucha, trans, queer, terf, ley trans, gobierno, paraguas feminista, radfem, abolicionismo, genero, sexo

Salir de la genealogía es perecer. Nos sale otra cosa que ya no es feminismo.

Amelia Valcárcel

El feminismo no es un sentimiento, no es ‘yo me siento feminista y por tanto lo que yo pienso es feminismo’. El feminismo tiene unos marcos. Por eso me parece muy importante que la gente entienda que hay que trabajarlo y estudiarlo.

Montserrat Boix

 

La semana pasada surgió una iniciativa llamada Paraguas feminista. Se trata de un manifiesto que reivindica la recuperación del debate y el activismo en el movimiento feminista, secuestrado por la toxicidad de las redes sociales. Es por ello que colectivos y particulares firman un discurso que alienta a cobijar bajo un simbólico paraguas –un elemento polémico por la lucha a la que va asociada- a las personas trans de la tormenta que se cierne sobre ellas.

Quienes no conozcan en profundidad el conflicto al que se está aludiendo podrían considerar que estamos ante un documento cargado de buenas intenciones. Sin embargo, las que tenemos callo en este tema apreciamos que no se trata de un documento que insta a debatir sino a aceptar mantras que esquivan todo análisis materialista y racional ¿Y cómo lo hacen? confundiendo deliberadamente el objeto de debate.

En Las 10 estrategias de manipulación mediática el politólogo Noam Chomsky destaca una que consiste en utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión con el objetivo de generar un cortocircuito en el análisis racional y, finalmente, en el sentido crítico de los individuos. Otra de las estrategias es mantener al público en la ignorancia y la mediocridad ¿A qué se debe esta mención? A que estas estrategias son apreciables en el manifiesto del paraguas. Se apela a la emocionalidad confundiendo el objeto de debate.

La realidad es que no se pone en cuestión la existencia de personas transexuales, se critica una concepción del género, una ideología y una ley que ataca al feminismo y pone en riesgo políticas de igualdad. Ocultar y manipular los verdaderos motivos que han originado el debate es lo que perpetúa la visceralidad y alimenta una postura acrítica entre el público.

No se pone en duda la existencia de personas con disforia, se critica la denominada ley trans estatal y una ideología que colisiona con el feminismo y unas políticas de protección jurídica para las mujeres. De hecho, dicha ley se pretende aprobar sin que la población pueda elaborar un juicio u opinión formada sobre la misma. Esta apelación a la emocionalidad, este oscurantismo y esta urgencia es, cuanto menos, destacable. Destacable también es que activistas, periodistas y políticos fuercen al movimiento feminista a asimilar esta reivindicación como propia cuando contraviene no sólo la agenda, también su marco teórico.

De hecho, priorizar luchas ajenas no es cosa del feminismo sino de la socialización femenina. Por tanto, no es de extrañar que los mismos que exigen al movimiento feminista asimilar ciertas contradicciones sean los mismos que no distinguen entre sexo y género o creen que el potencial de las mujeres reside en su rol de cuidadoras. Estamos ante partidos, colectivos y personas que nos exigen que dejemos la formación feminista a un lado y debatamos la pornografía, la prostitución y el género como identidad dentro del movimiento, algo que sin duda es imposible. Ante la negativa, se ha dispuesto todo un aparato mediático para caricaturizar, paternalizar y calumniar a las feministas. Sucede también que en los últimos años se ha producido una apropiación indebida condenando al movimiento al relativismo, a la performatividad, a la capitalización y a la complejidad absurda, es decir, a la neutralización de toda pulsión revolucionaria. Que no les engañen, el feminismo no es eso.

Es imposible borrar la tradición abolicionista del feminismo por muchos esfuerzos y dinero que inviertan en ello los lobbies. El feminismo permea, el feminismo cala hasta los huesos.

 

Por Natalia Garcia (@delernaa )

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
mujeres en lucha, feministas, orgasmo, clitoris, vagina, terf, mujeres con vagina, vulva, sexo, sexualidad
El orgasmo es nuestr...
mujeres en lucha, mexico, mujeres, manifestaciones, okupa, alerta, feminicidios, mujeres
Artículo siguiente
En México las mujer...
0 Comentarios