1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

El acoso sexual llega a su extremo

Corea del Sur ha llevado los vídeos sexuales a otros niveles, y todo sin vergüenza. Siendo el segundo país en el que más pornografía se consume – aunque sea ilegal –, se ha popularizado el “Molka”, los vídeos sexuales que están filmados con cámaras ocultas.

Los coreanos han visto con buenos ojos grabar sin permiso a mujeres desnudas, por debajo de sus faldas o, incluso, registrar una violación.

Nos sentimos acosadas, observadas y humilladas, pero parece ser que hay hombres que no lo comprenden y hacen oídos sordos. Ahora las mujeres de Corea del Sur están indefensas y, literalmente, observadas 24 horas todo sin “poder hacer nada” al respecto.

La privacidad desaparece por completo tanto en la calle como en los baños de las estaciones de tren o en los vestuarios de los gimnasios. No tienen ningún refugio para evitar este acoso.

Mujeres duchándose, orinando o en situaciones vulnerables como alcoholizadas o drogadas. Incluso cuando estás disfrutando de sexo consentido puedes estar en peligro de ser grabada sin tu consentimiento.

 

Seúl destinó 8.000 inspectoras a buscar cámaras ocultas en los 20.000 baños públicos de la ciudad (Infobae)

 

El “Molka” parece una distopía, como Black Mirror satirizando nuestras conductas sociales o George Orwell con 1984 exagerando – o más bien previniendo – la opresión del poder. Pero no, no es una distopía, no es una exageración ni una situación satírica. Es la realidad del acoso en su máximo esplendor.

 

Y, cómo no, muchos delitos quedan impunes aunque estos actos tengan penas de hasta cinco años de prisión y multas de hasta 30 millones de wones (USD 26.400). Esto no es por falta de protesta, ya que más de 400.000 personas firmaron un petitorio para que la policía actuará ante las denuncias, pero la ayuda de los cuerpos policiales brillaba por su ausencia. Ahí reina la pasividad.

La pasividad de la policía y de las instituciones se extrapola a otros países y la impunidad de los acosadores despunta tanto aquí como en Corea del Sur. Pero el paralelismo también sigue con la lucha de las mujeres en defensa de sus derechos. En junio de 2018, 22.00 mujeres protestaron contra el “Molka” y protagonizaron la manifestación más grande por los derechos femeninos en la historia del país. Esto demuestra y reafirma que las mujeres seguimos luchando por nuestros derechos, por el respeto y por la privacidad, pero la sociedad sigue estando en nuestra contra, aun viendo casos tan extremos y denigrantes como este. Las mujeres de Corea del Sur están en el punto de mira de los hombres más pervertidos del país sin que ellas se puedan sentir seguras y protegidas por el Estado.  

El “Molka” ya forma parte de su vida cotidiana y las multas reales acaban siendo muy bajas en comparación a lo que merece este acoso sexual extremo, ya que en el papel solo se refleja el 2% de las denuncias, que son las “afortunadas” de pasar como caso judicial. Dejan que la impunidad sea fácil de conseguir y que, lo más importante, las mujeres sigan sufriendo un acoso que no merece ningún ser humano. La privacidad y la libertad están en peligro, desde hace tiempo, y ni en casos así se hace nada al respeto.

Necesitamos un cambio real. Y lo antes posible.

 

Por Ariadna España (@Ariespaso)

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Artículo previo
feminismo, mujeres en lucha, dia del libro, libors, autoras, novela, negra, terror
5 novelas de terror....
Artículo siguiente
La izquierdita cobar...
0 Comentarios