1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

FRIENDZONE: EL MACHISMO ENCUBIERTO POR LA AMABILIDAD

Desde mediados del 2010 se empezó a popularizar por Internet la palabra “friendzone”, convirtiendo algunas de las relaciones interpersonales en una constante duda de si un hombre está siendo amable por interés o de verdad quiere ser tu amigo. “Friendzone”, que empezó como una broma, ha ido convirtiéndose en una palabra dentro del vocabulario de los hombres que se han sentido rechazados por una mujer, después de haber sido caballerosos, atentos y amables.

 

Lo que ha provocado la normalización de esta palabra es que, una vez más, las mujeres pierdan su poder de elección. Un poder que a lo largo de la historia se ha demostrado que, en todos los ámbitos de la sociedad, siempre ha sido minoritario. Porque parece que todo lo que implique que una mujer tome sus propias decisiones no puede aceptarse. La elección, una vez más, queda en manos del hombre, porque no pueden llegar a entender que por muy amable, galán y simpático se es, no significa que automáticamente tengamos que rendirnos a sus pies. Que ser amable, en el fondo, también es no esperar nada a cambio. Y menos una relación amorosa o sexual forzada.

 

En un mundo donde las generaciones actuales hemos conseguido desmitifcar el sexo, pero retomar los sentimientos y las emociones a un tema tabú, la friendzone no ayuda a revertir esta situación. Y menos creer que no es posible que un hombre y una mujer sean solamente amigos y quieran quedar a solas sin sentimientos de por medio. 

 

Hacer pensar a una persona que quieres ser su amiga y crear falsas expectativas como único camino para conseguir sexo o una relación romántica es violencia y es sexista. Querer cobrar tu recompensa por ser buena persona, escuchar, dar consejos y considerarse un amigo es violencia y es sexista. Creer que una mujer por ser amable con un hombre está coqueteando o flirteando porque siempre quiere algo más también es violencia y sexista. Tener ganas de sexo y obligar a otra persona a tener relaciones sexuales contigo también es violencia y es sexista. Porque si de verdad eres así, significa que tan buen chico no eres, y que necesitas replantearte tu manera de ligar y, en general, tu manera de relacionarte con las personas.

 

Todo ello está envuelto de una cultura machista en la que se sexualiza y culpabiliza a las mujeres por no querer tener sexo con una persona – y ser una llamada “calientapollas” – que simplemente ha sido amable. La friendzone solo es un ejemplo de la culpa que sienten las mujeres por no querer tener sexo con un hombre. 

 

El acabar cediendo pese a no tener ganas, el sentirse obligada y normalizar esta obligación, el querer acabar lo antes posible e incluso perder la libido por culpa de esta presión son las consecuencias de normalizar gestos machistas. Recae en las mujeres la presión de una relación sexual, porque es más fácil pensar que no quieren nada contigo por ser una estrecha que, simplemente, porque no está interesada en ti. No queremos que la masculinidad se vea agrietada por el rechazo de una mujer.

 

No se es un “pagafantas” por ser amable con una chica, no se está en la “friendzone” porque una mujer te haya rechazado y no se tiene que ser buena persona para conseguir sexo, simplemente se es buena persona porque se siente. Porque las mujeres no nos tenemos que sentir culpables por no sentir atracción hacia todos los hombres que intercambian palabras y gestos bonitos con nosotras, ni debemos en ningún momento afecto, amor o sexo a cambio de ello.                        

 

Por Ariadna España  (@Ariespaso)

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

 

Artículo previo
Keira vs Elliot: Los...
prehistoria, mujeres en lucha, mujerez cazadoras, mujeres, feminismo, historia, antropologia, arqueologia, androcentrismo, genero, sexo, trans,
Artículo siguiente
“LAS MUJERES TAMBI...
0 Comentarios