1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

¿Quién teme al movimiento abolicionista?

El Día de la Mujer Trabajadora de este año se presentó especialmente violento en dos principales ciudades españolas: Barcelona y Madrid. Fue la primera vez en la que el feminismo –concretamente el abolicionismo- fue perseguido en el Día de su reivindicación y sus representantes fueron agredidas y boicoteadas por miembros de la Comisión 8M que, desde hace años, tienen el control de los grandes actos de días clave como el 25 de noviembre o el 8 de marzo.

Bajo la apariencia de horizontales, inclusivas y plurales marcan la agenda del movimiento feminista con mano férrea mientras abrazan el discurso del lobby proxeneta. Afirman que en la prostitución no hay consenso cuando lo cierto es que hace un mes cobijaron un manifiesto que alentaba a la “revuelta puteril”. Y en 2018 en una asamblea de Valencia aceptaron la agenda regulacionista de OTRAS y APROSEX mientras ignoraban y tachaban de boicoteadoras a las abolicionistas.

Sin embargo, las agresiones a feministas abolicionistas en el 8M no sólo se explican con la aceptación del discurso pro-prostitución, también ha jugado un papel fundamental el discurso transactivista-queer y la legitimación del uso de la violencia contra las feministas críticas con el género. El resultado fue el que se detalla a continuación:

En Barcelona denuncian que las reivindicaciones abolicionistas fueron ignoradas en asambleas convocadas por la organización del 8M. Este silenciamiento se trasladó a la marcha pues la organización habilitó un camión con altavoces con música a todo volumen para evitar que las consignas abolicionistas fueran escuchadas. A este hecho se sumaron las continuas agresiones verbales por parte de un grupo de personas trans durante gran parte del recorrido. De manera desafiante, este grupo pisoteó las pancartas abolicionistas durante una sentada y uno de sus integrantes lució una camiseta donde se leía ‘kill the terf’ (asesina a la terf).

En Madrid la violencia se recrudeció llegando a producirse agresiones físicas. El bloque abolicionista madrileño viene denunciando el silenciamiento por parte de la organización 8M desde hace dos años. Es por ello que para este año se organizaron en un bloque independiente y, con el mismo derecho al espacio habilitado para la manifestación, se anticiparon a la marcha programada e irrumpieron bajando por Gran Vía como acto de rebelión. A esto la organización 8M respondió creando un cordón delante del escenario. Se produjo un forcejeo entre representantes de la organización y abolicionistas que rápidamente derivó en agresiones, insultos y amenazas por parte del sector hooligan de la Comisión 8M. Se tapó la pancarta principal y se hizo retroceder a las abolicionistas mediante empujones.

Las compañeras que superaron el cordón fueron rodeadas, amenazadas y agredidas por un grupo de la Comisión que se distinguían con cintas rosas anudadas al brazo. Se arrancaron pancartas, se pisotearon y se rajaron. Ninguna contenía mensajes de odio.

 

trans, misoginos, terf, asamblea, abolicionismo, madrid, 8m, dia de la mujer

Fuente: Asamblea Abolicionista de Madrid

 

Fuente: Asamblea Abolicionista de Madrid

 

Agresiones y amenazas al ritmo de Azúcar Moreno porque, como en Barcelona, se impuso la estrategia de silenciar las consignas abolicionistas sirviéndose de potentes altavoces. Esto no acabó aquí. Entorno al final de la manifestación las abolicionistas fueron expulsadas a los flancos pero mantuvieron desplegadas sus pancartas. La sucia estrategia de la Comisión 8M, no conforme con la violencia y la música, fue trasladar sus pancartas hacia los lados con el objetivo de tapar las de las abolicionistas. Para finalizar, celebraron con reggeaton y perreo haberse impuesto. “Vosotras bailando y nos están asesinando” o “El feminismo no es una fiesta” fueron las respuestas.

Los paralelismos que existen entre los hechos de Madrid y Barcelona evidencian que las acciones sufridas responden a un modus operandi de un lobby queer y proxeneta. Hay muchos intereses en juego y por esto resultamos molestas las mujeres que denunciamos la explotación sexual y reproductiva. Somos molestas las mujeres que afirmamos que no somos un sentimiento y que no nos definen los estereotipos de género. En definitiva, somos molestas las mujeres feministas y crearán el imaginario que sea para violentarnos y callarnos y todo ante el silencio, cuando no el apoyo, de determinados agentes políticos y mediáticos.

 

Por Natalia Garcia (@delernaa )

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
Comision 8M de Madri...
Artículo siguiente
SOY
0 Comentarios