1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Por qué no podemos dejar de ver Big Little Lies

Big Little Lies nació como una mini serie limitada. Una primera temporada con un reparto que pensábamos no podía ser mejor, dejó mucho éxito y ganas de más. No es fácil encontrar algo así. Una serie de mujeres, hecha por mujeres. Por ello, se alinearon los astros para que pudiéramos tener una segunda temporada que llega a su fin este domingo y sin confirmaciones de que vaya a haber una tercera.

Si algo nos dejó claro la primera temporada es que, en Monterrey, con sus playas paradisíacas, no es oro todo lo que reluce. En la segunda temporada no iba a ser menos. Y no, no se vienen spoilers porque quiero que, si no la habéis visto ya, no perdáis el tiempo.

Una serie que trata el patriarcado y el capitalismo de la manera que Big Little Lies lo hace no podemos dejarla aparcada en la lista de pendientes. 

Hay muchos motivos por los que no podemos dejar de verla. No es solo por ver en pantalla a la gran Meryl Streep hacer de suegra y yaya adorable (que se lo digan a Celeste). O por descubrir hasta dónde va la trama que, basada en libro del mismo nombre escrito por Liane Moriarty, no iba a continuar más allá de una temporada. Es porque supone un triunfo feminista. 

Lo maravilloso de esta serie es que se pueden hacer muchas lecturas sobre la historia de cinco mujeres, que son madres, esposas, vecinas y amigas. Pero como hemos dicho, no es oro todo lo que reluce. Si por algo nos ha enganchado es porque nos muestra a mujeres complejas, no a mujeres perfectas que, sin embargo, luchan por permanecer y aparentar ser la mujer que encaja en el estereotipo que la sociedad patriarcal les ha enseñado y espera de ellas. Ver Big Little Lies es ver mujeres reales, con problemas reales.

Somos testigos de las frustraciones laborales de aquella mujer que dejó su trabajo para dedicarse a su familia o de aquella para quien la maternidad no ha sido suficiente para sentirse realizada. Podemos ver a una mujer exitosa que apenas tiene tiempo para pasar con su hija, pero a la que adora por encima de todo. Podemos ver a una madre soltera que no termina de quitarse de encima el trauma que una violación le ha dejado, pero que lucha por superarlo y seguir con su vida.

De la violación con amor también vamos a ser testigos. De ese marido que quiere tanto a su esposa que duele. De una madre que protege el recuerdo que unos niños, ajenos a la realidad adulta, guardan de su padre. Porque si hay algo que se tiene muy presente en esta serie es a los niños, y a su inteligencia. 

Y como no, si hay algo que me inunda al ver la serie ha sido siempre la sororidad. La sororidad que une a estas cinco mujeres. Quizás la encuentran sin buscarla, pero sin saber que la necesitaban. La sororidad es el arma que las mantiene fuertes y seguras. Cuando ves Big Little Lies es muy fácil soñar con que todo irá bien si tienes a tus amigas. 

No hemos podido dejar de ver Big Little Lies porque quizás todas hemos sido alguna vez Madeline, Celeste o Jane.

 

Por Ana M. (@anizmoreno_)

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Artículo previo
La guerra del géner...
feminismo, mujeres en lucha, transfobia, queer, transgenero
Artículo siguiente
Fobia a la fobia
0 Comentarios