1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Las mujeres y la izquierda política: la repetición de la historia

Cuando Clara Campoamor pidió el voto para las mujeres, en un principio contó con el apoyo de sus compañeros, que no veían como una amenaza política que las mujeres eligieran a sus representantes. Hasta que la derecha aprovechó esa exigencia para ganar votos, porque los hombres utilizan siempre los derechos fundamentales de las mujeres para su propio beneficio, en este caso, de su partido político.

La izquierda, temerosa de perder las elecciones intentó boicotear estos derechos desde la democracia y la República (su democracia y su república, ¡claro!). A pesar de que los partidos de izquierda prometieron aprobar el sufragio femenino, no dudaron en intentar su aplazamiento cuando la derecha lo utiliza para sus intereses, aliándose con la Iglesia católica y su histórica vinculación con las mujeres.

Pero Campoamor tenía muy clara su estrategia política: ella iba a conseguir el voto femenino así tuviese que aliarse con el diablo. Esto tuvo un coste político muy doloroso para ella, la pérdida del apoyo de su compañeros, y una pérdida más lamentable: la de su amiga y compañera Victoria Kent, que ante el peligro de que la izquierda política perdiera las próximas elecciones, no dudó en pedir el aplazamiento del voto femenino. Kent era una estratega política y antepuso la necesidad del partido a sus propios ideales, y se equivocó, pero no fue la única.

Desde mi punto de vista, la izquierda política española cometió muchos errores antes del debate sobre el sufragio femenino. Su histórico abandono de los derechos de las mujeres, de sus necesidades, el ataque inútil a la iglesia católica… errores que ni siquiera Kent supo vislumbrar.

Quejarse de la falta de preparación de las mujeres para tomar una decisión tan importante como elegir a sus representantes políticos, cuando jamás negaron el voto a obreros analfabetos y sin preparación ninguna fue un auténtico patinazo político. No se preocuparon de educar a las mujeres, de formar su visión crítica, de convertirlas en personas autónomas, sin el amparo de sus maridos u otros varones de la familia. No fueron capaces de iniciar una legislación favorable a la despenalización del aborto a pesar de que muchas de ellas morían o sufrían mutilaciones por provocarse el aborto en casa, con medios insalubres, intentando salir de su propia mísera, cargadas de criaturas, sin acceso a anticonceptivos (hasta 1936, siendo Ministra de Sanidad Federica Montseny no se aprobó la ley del aborto en España); no apoyaron su inclusión en el mundo laboral, en la educación La mayoría eran analfabetas y si conseguían acceder a estudios superiores y licenciarse en una carrera, esta licenciatura acababa siendo un adorno, una vez contraían matrimonio.

Solo se preocuparon de sus derechos de clase, el de ellos, el de los varones. Paternalismo, dependencia, abnegación fue las enseñanzas que recibían las mujeres, lo que predicaban la iglesia y la derecha política española, defensores acérrimos de lo que de ellas se esperaba.

Campoamor venció, consiguió el voto femenino apoyada por una derecha aprovechada, se enfrentó a sus propios miedos políticos y acabó perdiendo su escaño, pero consiguió su mayor objetivo en ese momento. Una injusticia histórica que ella era consciente de que podía pasar. Su generosidad se contrapone al egoísmo político del resto del Congreso, lo que, desde mi punto de vista, la convierte en una mujer política atípica, idealista e íntegra.

Ahora, en el siglo XXI,  integrantes de un partido que no tiene en cuenta las demandas de las mujeres de este país, que tienen en sus filas a compañeras que se están partiendo la cara, literalmente, por conseguir unas migajas política, se atreven con su cara lavada a acusar a las mujeres del avance el fascismo en este país.

 

Estamos hartas de exigir un pacto de estado contra la violencia de género, hartas de exigir la abolición de la prostitución, hartas de exigir permisos maternales decentes, hartas de exigir coeducación, corresponsabilidad, hartas de exigir penas ejemplares contra violadores, de exigir que los maltratadores no puedan ver a sus hijos o hijas. Hartas de exigir mejor acceso y trato en el empleo. Estamos hartas de ver como se mercantilizan nuestros úteros y se pide que regalemos nuestras criaturas, una práctica prohibida en España, en macro campañas publicitarias al estilo del Corte Inglés. Y no pasa nada.

Nos violan, nos asesinan, nos ponen en venta, salimos con miedo a la calle, nuestras hijas no tienen futuro… ¿Qué hacen ustedes? Quejarse de que no les votamos.

¿Qué hace la izquierda política de este país? Parlotear, realizar debates interminables sobre el Derecho Fundamental Humano de las mujeres de ser personas, de no ser utilizadas como objetos sexuales y reproductivos, y todo en nombre de la democracia, de la igualdad, de la…, y así continúa, parloteando, sin mover una ficha, sin actuar, alargando decisiones en el tiempo y el espacio porque no tienen voluntad política, porque para ellos, nunca es tiempo para exigir las demandas de las mujeres.

Lo que ha sucedido en Andalucía no es culpa de las mujeres, sino de una izquierda política hecha por hombres y para hombres, que no nos escucha, ni nos tiene en cuenta.

No nos representáis si no tenéis en cuenta nuestras demandas, y así seguiremos, huérfanas políticas mientras ustedes debaten lánguidamente sobre si se nos puede violar por dinero.

Espero que la izquierda aprenda de Clara Campoamor feminista, abolicionista y de izquierdas, la gran dama de la política española de todos los tiempos.

 

Por @SAGATXU 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
feminismo, mujeres en lucha, san valentin, febrero, amor, romanitco, toxico
¡A celebrar juntas,...
Artículo siguiente
CCOO y la huelga fem...
0 Comentarios