1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

En las contradicciones nos encontraremos

Estamos rodeadas de patriarcado. Creo que todas coincidimos en esto y si crees que hay algún espacio
libre de él, probablemente sea una ilusión óptica, una burbuja de irrealidad en la que estás muy
cómoda, pero el mundo no es así. Esto es algo con lo que tenemos que convivir y combatir, pero sobre
todo, tener muy en cuenta que el patriarcado también está en nosotras.
Estamos llenas de contradicciones. Y no pasa nada, es lógico y normal encontrarte una contradicción
entre tus ideales y tus gustos o elecciones, somos seres humanos complejos. Pero esto no quiere decir
que se invaliden tus principios, siempre y cuando seas consciente y seas capaz de identificarlo y
analizarlo.
Muchas veces he tenido la sensación de que, al identificarme como feminista, era sometida a un
examen constante, tenía que tener cualquier respuesta, tenía que haber analizado cada situación de mi
yo pasado, presente y futuro. Automáticamente te conviertes en un ser de luz, libre de toda
socialización pasada, que ha modificado todos sus gustos y posee la verdad absoluta y si no es así, todo
lo demás no vale, se anula.
He intentado en muchas ocasiones encontrar respuestas a estas cosas por las que se dudaba de mí, de
intentar resolver mis contradicciones, de cambiarlas. Pero la reflexión teórica sobre esto solo nos puede
llevar a angustia y frustración. Porque por mucho análisis que hagamos, hay muchas cosas que no van a
cambiar de la noche a la mañana. Y eso es algo necesario de comprender, con lo que tenemos que
aprender a convivir.
Como he dicho, somos complejas, somos un entramado de vivencias, de gustos, de infinidades de cosas,
moldeadas por el tiempo y por la sociedad. Esto no es tan sencillo de cambiar. Primero tenemos que
admirar nuestra actitud de cambio, que es ya un paso gigante e ir analizándonos por completo. En este
análisis lo más seguro es que encuentres cosas inconexas, pero que inevitablemente forman parte de ti.
Ante esto, solo podemos ser conscientes de ellas, saber porque no encajan con nuestra forma de
pensar, pero de ningún modo, sentirnos mal por ello, ni desgastarnos intentando comprenderlo.
Lo que quiero decir es que no me voy a considerar “mala feminista” por nada de estas cosas que
generan mis contradicciones, ni lo haré con ninguna compañera. No quiero que exista un feminismo
bueno y uno malo, ni que se pueda ser más feminista o menos feminista que nadie. No quiero que el
feminismo sea algo cuantitativo. Es cierto que hay líneas rojas, yo también las tengo, pero también sé
que en ocasiones, en mi pasado, he estado al otro lado de esas líneas y que al final, ese análisis de
nosotras mismas nos va dando la forma de lo que queremos ser. Comprendo la incomprensión que
puede resultar, escuchar o ver hacer algo a alguien que piensa lo contrario a esa acción, pero creo que
tenemos cosas más importantes sobre la mesa, cosas más importantes sobre las que hablar, sobre las
que debatir y que cambiar.
Porque el feminismo no es una cuestión individual, es social, global, luchemos todas juntas contra el
enemigo común y no nos convirtamos en el nuestro propio.

Por: Irene Ventura (@_sorrynotsorryb )

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
feminismo, mujeres en lucha, arte, cultura, musas, mujeres, artistas
De musas a artistas.
Artículo siguiente
Simone de Beauvoir, ...
0 Comentarios