1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Menstruación consciente y sostenible

No todas las mujeres tenemos la regla, ni la vivimos de la misma forma. Sin embargo, ¿alguna vez nos hemos preguntado si menstruamos de forma consciente?

Es  decir, claro que somos conscientes de que nuestro útero está expulsando sangre, no lo podemos evitar pero ¿aceptamos lo que la menstruación conlleva? Hemos aprendido a negar el dolor, el descanso que te exige tu propio cuerpo, escondemos las manchas, nos llenamos de perfumes y ponemos una sonrisa.

Pasamos unos 36 años con la regla. A 13 periodos por año, eso son 468 veces. Y a cuatro días de media cada vez, 1.872 días.

Aceptar conscientemente nuestra menstruación exige romper con tabúes implantados desde hace siglos: sucias, guarras, impuras…

A la mayoría seguro que se os ha ocurrido querer seguir con el día a día como si nada nos estuviera pasando, intentando evitar manchar la ropa interior o exterior (lo peor que te puede pasar en ese momento); pero no podemos, somos seres sucios e incapacitados por 4 – 7 días al mes; ¿habéis escuchado los mitos de que con la regla no te puedes bañar en la piscina, o incluso, no puedes hacer mayonesa? No están tan lejos de nosotras como pensamos.

La industria de la “higiene femenina”, sabe que siempre nos ha avergonzado la regla, porque pensamos que estar guapa y limpia es estar sin sangre; nos hemos acostumbrado a escondernos, escondemos que sangramos, escondemos que nos duele, escondemos incluso esos tampones que nos cuestan cinco euros porque ser mujer a veces implica precio de lujo.

Pensándolo bien nuestra regla tiene el mismo impuesto que el caviar.

El sistema capitalista y patriarcal ha mercantilizado nuestra menstruación, nada más y nada menos que usar nuestro ciclo natural para enriquecerse unos pocos, a costa de hacernos pagar productos fabricados con balqueantes y perfumes (que por cierto, acentúan el olor de la sangre, por si alguna vez habéis pensado que la regla “huele mal”), por ejemplo el rayón es un elemento que ayuda a absorber a las fibras la sangre menstrual, el problema es cuando alguna de estas fibras se queda dentro de nuestra vagina y es cuando se produce lo que denominamos el Síndrome del Shock Tóxico.

Después de ser conscientes de todo esto llega el momento en el que no queda otra opción que preguntarse cómo vivir la menstruación de una forma sostenible. Aunque parezca imposible hay muchas opciones alternativas a las desechables: desde copas menstruales, compresas reutilizables o braguitas para la menstruación.

Cuando nos referimos a menstruación sostenible no quiere decir que simplemente dejamos de generar residuos, aunque sea una parte importante, sino que va mucho más allá; aprendemos a ver la menstruación en positivo.

Sí, yo también me he intentado ajustar a esos anuncios donde las chicas hacen piruetas con un tampón puesto, o van a la playa mientras el plano se concentra en enfocar su culo, no podían desperdiciar el momento de sexualizarnos. Pero si aprendí algo cuando empecé a usar la copa menstrual fue a conocer mi cuerpo y dejar de ver la regla como un mero trámite; sí, sigo teniendo dolores, sigo estando hinchada, sigo teniendo todos los síntomas que tenía cuando usaba los tampones o las compresas, pero ya no tengo miedo de manchar mi ropa, no tengo vergüenza de decirle a alguien que estoy con la regla, no sangramos tanto como creemos ni olemos mal como nos hacen pensar.

Lo mejor que te puede aportar la menstruación consciente y sostenible es la aceptación por tu cuerpo.  Somos cíclicas, el sangrado solo es una parte del ciclo, cuando aprendes más sobre tu cuerpo puedes sacar partido a cada una de las fases de la menstruación ¿sabías que solemos estar más productivas en la fase ovulatoria?

Por Ángela @Angela_1723 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
feminismo, mujeres en lucha, trata, explotación sexual, puteros
Se "trata" de putero...
Mujeres en lucha, feminismo, dar el pecho, tetas, amamantar,
Artículo siguiente
La teta que ofende e...
0 Comentarios