1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Mundial machirulo, redes machirulas

 

El fútbol, sea por el motivo que sea, siempre es protagonista en los medios de comunicación y en la sociedad; este verano lo ha sido por la celebración del mundial de fútbol en Rusia. Como siempre, el fútbol va cogido bien fuerte de la mano del machismo más rancio y primitivo de la sociedad. Este evento no ha sido una excepción.

 

Se están haciendo virales imágenes de periodistas que están a pie de calle entrevistando a espectadores o informando sobre los distintos partidos de fútbol, dónde se les acercan hombres a darles un beso en directo. Esta práctica se ha visto en periodistas de distintos países y se ha realizado por hombres también de distintos países. Como siempre, se demuestra que el comportamiento patriarcal es un idioma universal…

En España, la cadena encargada de retransmitir el mundial es Telecinco, y entre el equipo de periodistas se encuentra María Gómez -sobre la presencia de las mujeres en la difusión de eventos deportivos ya hablamos otro día- lo que significa que ha sido a ella a quien le ha tocado sufrir esta repugnante práctica.  Ante este bochornoso comportamiento por parte de los espectadores, María se pronunció… y ésta ha sido la respuesta de muchos twitteros. Según @DavidWatssa , las mujeres NO (en mayúscula, para que nos quede claro) deben trabajar en eventos deportivos masculinos y achaca a la profesionalidad de María simplemente por decir las cosas por su nombre…

Otros sin embargo, dejan al descubierto su ignorancia sobre lo que defiende el feminismo y aprovechan cada segundo para desprestigiar el movimiento. Por otro lado, “José Fernández Cuenda” y “#solosporting”, también nos muestran que no han entendido nada, que no necesitamos que nos digan guapas o feas, altas o bajas, que no necesitamos la opinión ni la valoración de un hombre sobre nuestros cuerpos y nuestro aspecto, que nos da igual lo que piensen. ¡OIGAN, NO ES TAN DIFÍCIL DE COMPRENDER!

Por último, no podía faltar Álvaro Ojeda que igual te confunde a Copérnico por Colón, te enseña que tiene algún problemilla con el concepto de acoso. Chico, háztelo mirar…

Otro aspecto que ha dado mucho de qué hablar es la actuación del portero de la selección española: David de Gea. Según los aficionados, su papel ha sido muy mediocre y sin embargo, ante sus errores y derrotas ¿a que no sabéis a quién meten de por medio? A su pareja: Edurne. Ya le pasó a Shakira y ahora le tocó el turno a la cantante, convirtiéndose en trending topic los días que jugaba España. Siempre, el insulto “fácil” en el fútbol es hacia la pareja del futbolista en cuestión, y el mensaje siempre es denigrando a la mujer y reduciéndola a objeto sexual. Hasta en sus fracasos somos nosotras las que recibimos comentarios desagradables y machistas.

Pero realmente ¿de qué nos sorprendemos? En todo momento nos bombardean con imágenes que cosifican a la mujer y nos lanzan el mensaje de que nosotras solo estamos para adornar, para gustar a los hombres y para que se nos valore y valide en función de nuestro físico. En entornos deportivos esto se produce constantemente y se ha normalizado de tal manera que tal como nos mencionan la alineación de los jugadores de la selección española, nos mencionan la alineación de mujeres más sexys del mundial y ¡OJO! En el caso de las parejas de los futbolistas, que no se os olvide a qué futbolista pertenecen, detalle que nunca falta.

España, Brasil, Rusia, Bélgica, Alemania, Argentina. Una a una fueron cayendo. Los hinchas se fueron, los medios se ocupan de otras actualidades, pero el machismo no desaparece: permanece latente, a la espera de una grieta por la que salir o, como estas semanas, un géiser por el que escapar a presión.

Adiós, machismo mundialero. Adiós, espero que para más que cuatro años.

 

El equipo de Mujeres En Lucha

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Premios machirulos
Artículo previo
Normativamente perfe...
Artículo siguiente
Educación sexual: i...
0 Comentarios