1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Sobre denuncias falsas y credibilidad

Según datos publicados por la Fiscalía General, en el transcurso del año 2016 no se ha podido probar la existencia de una sola denuncia falsa en cuanto a agresiones machistas se refiere. De hecho, en el período comprendido entre el año 2009 y el año 2016 se contabilizaron 1.055.912 denuncias por violencia de género, entre las cuales 79 fueron falsas. Tan solo un 0,0075% del cómputo total. ¿Por qué entonces se sigue insistiendo en que la cifra es mucho más elevada?

Hay muchos derechos que son básicos y necesarios para cualquier ser humano (más allá de la ley) que están, no obstante, reservados en exclusiva a los hombres. Por este motivo, esos derechos han llegado a adquirir el estatus de privilegio y se han convertido en algo de lo que ellos pueden disfrutar y que a nosotras se nos niega de manera taxativa. Uno de los más relevantes es la credibilidad, una cuestión fundamental y significativa para las mujeres. Esto es así hasta el punto de que nuestra integridad (física, psicológica y social) depende de ella.

Cuando una mujer denuncia pública y/o judicialmente a un hombre, se activa un protocolo habitual consistente en la desacreditación de la víctima por parte de la sociedad. Es muy desolador. El procedimiento no solo consiste en cuestionar sus afirmaciones, sino que incluye también acusaciones que revisten los testimonios de una intención perniciosa.

Fuente: Público

Todos los días, mujeres de todo el mundo ven cómo su credibilidad es puesta en tela de juicio cuando se atreven a denunciar las agresiones machistas. ¿Cuál es la consecuencia? Que las víctimas no se atreven a hablar. Que cuando quieren hacerlo se encuentran con las trabas del descrédito. Que cuando finalmente lo hacen son perseguidas, atacadas y juzgadas.

Si una mujer denuncia a un hombre o dice algo negativo de él se la acusa sistemáticamente de mentirosa, de loca, de histérica, de manipuladora, de conspiradora. Si una mujer se atreve a hacer tambalear el sistema patriarcal delatando a uno de sus miembros privilegiados se la destroza.

Argumentos como el de las denuncias falsas son utilizados a menudo para intentar perpetuar esa catalogación que dicta que las mujeres, como género, somos unas embusteras. Son utilizadas, al fin y al cabo, para silenciarnos. Y resulta que al final parece que solo un hombre puede dar voz a nuestras experiencias, esas que nos dicen que hemos distorsionado o que jamás nos han ocurrido.

Algo tan básico y tan elemental como el estar en posesión de la verdad nos es negado. Y así, la indefensión es absoluta. Aunque los datos, objetivos y reales, estén ahí, a disposición de quien quiera verlos.
“Probablemente ahí fuera, a millones de mujeres se les está diciendo, en este planeta de siete mil millones de personas, que no son testigos fiables de sus propias vidas, que la verdad no es algo que les pertenece, ni ahora ni nunca” Rebecca Solnit.

Por Matilda Florrick @MatildaFlorrick

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:
https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
Patriarcado y capita...
Artículo siguiente
MACHISMO EN LA LITER...
0 Comentarios