1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Porque todas somos Carlota

feminismo, mujeres en lucha,telecinco, television, gran hemrano, carlota, violacion, acoso, camaras

Una mujer sale de una fiesta. Está borracha. Un hombre abusa de ella. Sucede constantemente. Podría ser Pozoblanco. Podría ser Manresa. Podría ser esa mañana que hemos vivido todas, con el sabor amargo del alcohol en la boca y la culpabilidad agarrada al estómago. Podría ser lo de siempre. Una sociedad que considera a las mujeres como un objeto, que entiende que nuestro deseo sexual es prescindible en las relaciones y nuestro mero consentimiento negociable. El alcohol ayuda a negociarlo, claro que sí. En este país no se le pregunta al agresor si la mujer dijo que sí, sino a la víctima si dijo que no. Evidentemente, nadie puede decir que no si está inconsciente o dialogar en una embriaguez acusada. Son todo ventajas para ellos.

Se trataría de la misoginia a la que estamos acostumbradas si no fuera porque sucedió en una casa llena de cámaras, con un equipo de realización viendo las imágenes en directo. Había un sistema de megafonía para interrumpirlo. Había trampillas de acceso para emergencias. Nadie hizo nada. En 2017, Carlota, concursante de Gran Hermano sufrió una violación televisada. Su agresor, José María López, se metió en la cama con la mujer con la que estaba iniciando una relación, e ignoró cada una de las veces que ella le pidió que le dejara en paz. Hay tocamientos evidentes. Hay movimiento bajo el edredón. Hay negativas. Nadie hace nada.

En la productora, lanzan balones fuera. Nadie parece ser responsable de la seguridad de los concursantes aquella noche. Algunos dicen que les facilitaron mucho alcohol, como si con ello hubieran puesto en peligro a Carlota porque, ya se sabe, las mujeres no podemos emborracharnos en una fiesta si no queremos que nos violen. Al parecer, nuestra libertad para elegir con quien mantenemos sexo se acaba de noche, se acaba cuando nos pasamos con las copas o cuando caminamos solas, como si tuviéramos derecho a utilizar el espacio público a partir de la medianoche. En el resto de los argumentos subyace la excusa de que los participantes del reality eran pareja. La concepción de las mujeres como una pertenencia a “sus hombres” chirría fuerte en el caso GH, en su falta de actuación respetando el derecho de Jose María de hacer lo que quiera con la suya.

Carlota contempla su agresión en el confesionario. Sufre un ataque de ansiedad. Le aconsejan que se calle, que la agresión sea un secreto entre ellos. Ella pide hablar con alguien de su entorno cercano, de fuera de la casa. La productora dice que no. Una representante de la directiva entra y la abraza para proteger sus intereses. El contenido se edita. Años después, Carlota aún sigue en tratamiento. Es un ejemplo televisado de la violencia que sufrimos las mujeres cada día. Uno de esos casos que mencionas con las campañas que te invitan a denunciar las agresiones, como si todo el mundo fuera a estar de tu parte.

Ahora que los anunciantes han retirado su publicidad, Telecinco pide perdón a Carlota. Los programas satélite, los mismos que dieron voz al abogado de La Manada en prime time o que llevan a Arcadi Espada a vomitar misoginia, siguen hablando de ella. Se lucran con el tema. Es solo un caso más de los muchos en los que la cadena ha dado voz al machismo y sus violencias. Como cuando un tal Suso (emblema masculino-joven-patán de la cadena durante una temporada) justificó sus actitudes de acoso en una cita sin cámaras en MYHYV. Como todos los roles de género que promueve este mismo programa entre la juventud, recubriéndolas de una supuesta liberación femenina que no se diferencia mucho de las Mama Chicho en el fondo, una liberación hecha por y para los hombres. Luego, se blanquea con una pieza de 12 meses 12 causas contra la violencia machista y listo. O con un programa sobre el maltrato donde les hacen cambios de look a las víctimas, que eso siempre vende mucho.

Por Princess Caroline (@ALaLicuadora)

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
El cobarde ¿fue el ...
Artículo siguiente
Chicas no tan nuevas
0 Comentarios