1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Prostitución por continentes: Asia

feminismo, mujeres en lucha, prostitucion, paises, america, explotacion, sexual

La prostitución en Asía  tiene varios elementos comunes pese a la diferencia entre sus países. Un continente tan vasto que va desde Rusia hasta ciertos países árabes es, pese a sus enormes diferencias culturales y de expresión, un mismo gran conflicto.

La mayoría de sus países tienen una pasado colonial común, subsisten en la pobreza, dependen en gran medida de los recursos naturales, poseen costumbres y tradiciones ancestrales que siguen vigentes, están en constante cambio político donde chocan modelos de conducta arraigados en el pasado más remoto con modelos nuevos de economía y cultura. Muchas naciones tienen una gran población indígena. Sus recursos naturales y la deforestación avanzan de forma imparable y las grandes ciudades no pueden asumir la confluencia de personas que huyen de medios rurales.

La prostitución es, en según qué países, imposible de medir, imposible saber hasta qué punto sus leyes la defienden o condenan puesto que en la mayoría de ocasiones este tipo de violencia contra la mujer es tan estructural que forma parte de la economía del país.

Otro dato a tener en cuenta es que, en las redes de prostitución en ciertos países del Este, no siempre las mujeres que ejercen la prostitución se van a quedar en el país de origen, sino que son trasladadas de un lugar a otro, van a viajar a destinos como España o Alemania principalmente, desde aeropuertos de terceros países, con lo que es complicado seguir el rastro de muchas de ellas. Por ejemplo, hay un dato ofrecido por El país en que “el 70% de las mujeres de origen ruso que han sido prostituidas en España desde 2004” lo han hecho desde este tipo de organizaciones.

Voy a tratar de describir a groso modo las situaciones con las que me he ido encontrando aunque ha sido mucho más complicado encontrar cantidades aproximadas puesto que en la mayoría de estos países ni siquiera se sabe a ciencia cierta. Vuelvo a reiterar una vez más la imposibilidad de recoger cifras más o menos exactas, la búsqueda en distintas webs o en periódicos digitales me permite hacer una aproximación pero en ningún caso pueden ser absolutamente fiables ya bien sea por el enorme volumen de negocio como por la imposible separación entre prostitución y trata o por la férrea censura de muchos países asiáticos. Como cita la propia ONU, “por cada 5 mujeres identificadas como objeto de prostitución, 100 quedan fuera de las estadísticas”.

 

China

En China, donde la prostitución es ilegal y donde hasta hace poco tenían una política de hijo único en el que las niñas eran abandonadas en orfanatos insalubres e inhumanos, han dado un terrible y siniestro vuelco al hecho de tener una descendente mujer: muchos padres ven ahora al hecho de tener una niña como una inversión, se deshacen de ella, sí, pero ya no la abandonan a su suerte, sino que la venden fácilmente en cuanto esta llega a cumplir los cuatro años, lo que hace que exista un mercado de trata de niñas en edades comprendidas entre los cuatro y los doce años que se va expandiendo ya que estas pueden ofrecer un amplio servicio, primero como empleadas sin sueldo, con oficios de pura servidumbre o como transporte de drogas, luego como prostitutas o siendo revendidas a proxenetas.

Estas niñas jamás reciben ni un solo pago por sus servicios y solo en el caso de llegar a ser prostitutas pueden recibir unos 3€. Salir de ese mundo en el que entran siendo unas niñas es imposible y siguen ejerciendo durante toda su vida de forma encubierta pese a tener una edad muy avanzada. Es una forma de esclavitud en pleno s. XXI

Las leyes de este país también son restrictivas aunque se permita de forma encubierta: al ejercer están obligadas a hacerlo sin ningún tipo de protección puesto que si a una chica acusada o sospechosa de ser prostituta la sorprenden con preservativos guardados, eso sirve a todos los efectos como una confirmación y las multas suelen rondar los 700€.

Las cifras arrojan un estimación de 4.000.000 de trabajadores sexuales en China, la mayoría de ellos mujeres.

Corea del Sur.

En Corea de Sur son sumamente “discretos”. Las mujeres se exponen en centros de autentica explotación tapadas por cortinas blancas en sus escaparates. Al llegar la noche se encienden luces rojas mientras ellas bailan tras las vitrinas. Tras ellas, en esos mismos centros, los proxenetas esperan, acompañan al cliente y cobran por el servicio que ellas realizan.

Corea es un país que mantiene una postura encubierta sobre la prostitución. Se calcula que hay una gran mayoría de mujeres ejerciéndola cerca de las bases norteamericanas hasta tal punto que a medida que se han ido desmantelando, ciento veinte de esas mujeres han interpuesto una demanda al gobierno por haberlas abandonado a una situación de pobreza y es que, cuando Corea mantenía todas sus bases norteamericanas y era hasta cierto punto necesario para controlar al enemigo del norte, el mismo gobierno les facilitaba cursos de inglés, una zona de trabajo, licencias para abrir locales, talleres donde aprender “cortesía y costumbres occidentales”, seguros sanitarios, chequeos médicos obligatorios y cursos de salud y prevención de enfermedades de transmisión sexual.

También es bastante normal ver a mujeres entre los 50 y los 70 años frecuentando parques para hacer servicios a los ancianos. Normalmente venden refrescos energéticos para encubrir sus servicios. A menudo son mujeres que jamás han podido salir de esa situación de prostitución constante.

En un país donde se supone que no es legal pero donde hacen la vista gorda, las triquiñuelas para ejercer se han ido volviendo realmente ingeniosas. Desde cafeterías sin ventanas donde las chicas “llevan el café a casa” hasta locales donde el servicio oficial consiste en limpiarte las orejas.

El comercio de la prostitución mueve alrededor del 4% del PIB Coreano  lo que da una ligera idea de la desorbitada cantidad de prostitución encubierta.

Corea del Norte

En la otra Corea la prostitución está penada hasta con dos años de cárcel o trabajos forzados para la mujer, no para el cliente. Es ilegal, imposible conocer cifras oficiales y además es completamente invisible, pero pese a que el gobierno tiene un férreo control sobre la población se sabe que se practica de forma discreta en zonas de paso de personas como puedan ser aeropuertos, parques, estaciones…

Es imposible obtener mucha información sobre el tema pero sí que ha trascendido que pese a la ilegalidad existe en el país la figura de la Kippûmjo, un grupo muy selecto de aproximadamente dos mil mujeres y niñas mantenidas por el gobierno para proporcionar compañía a la élite. Jóvenes vírgenes son reclutadas y adiestradas para ejercer ese tipo de prostitución política hasta que cumplen veinticinco años, cuando son obligadas a casarse con  oficiales de menor rango.

Tailandia

A pesar de que está considerada ilegal desde 1996, en realidad solo existe un conjunto de  leyes que ofrecen un enorme vacío legal, con multas para quienes osen “ejercerla y solicitarla de forma abierta, puedan ser una molestia o se vean involucrados en negocios relacionados con la prostitución.”

Hay una especie de laberinto legislativo en donde a  pesar de que no está apoyada por la ley ni se reconozca como legales aquellos locales donde se ejerce la prostitución, existen infinidad de de lugares donde bajo el término “proveedores de servicios”,  se puede encontrar con prostitutas: karaokes, salas de masajes, peluquerías, saunas, bares… en realidad son lupanares encubiertos.

Al ser ilegal pero de funcionamiento clandestino saber las cifras oficiales es bastante complicado aunque se estima de la “industria del sexo” mueve al año unos 200.000 millones de Baths, el equivalente a 5.000 millones de €, lo que viene a ser, nada más y nada menos, que el 10% del PIB tailandés.

El turismo sexual es abrumador. El 52% de los turistas son de otros países asiáticos y el 27% de países europeos. Al proceder de países más ricos los servicios, con el cambio de moneda, oscilan entre  los 3 a los 100€ en un país donde se suele sobrevivir con menos de 1€ al día.

“Según un estudio publicado en 2001 por la Organización Mundial de la Salud, en Tailandia hay entre 150.000 y 200.000 trabajadoras del sexo, mientras otras organizaciones pro derechos humanos datan la cifra entre 200.000 y 300.000 prostitutas y hay estudios que hablan de hasta 2,8 millones de personas involucradas” nos dicen desde el periódico digital El comercio.

Naciones Unidas calcula que existen unas 123.500 trabajadoras sexuales sin contar en esta cifra a las víctimas de trata, la prostitución infantil o la llegada de inmigrantes de terceros países. La cifra es realmente brutal.

 

Rusia

En teoría la prostitución es ilegal en Rusia, pero las cifras estimativas son de unos tres millones de mujeres ejerciéndola de una forma u otra. La ciudadanía es completamente consciente de su existencia y hasta la llegan a justificar dada la precaria situación económica de parte de la población. De hecho, Putin, como hiciera ya Castro en Cuba, llegó a presumir de la calidad de sus putas ante la inminencia de los mundiales de 2018 y un cierto pique con Trump diciendo que “las putas rusas son las mejores del mundo”.

Irina Maslova, fundadora de la única asociación que intenta ayudarlas, La rosa plateada, difiere de la afirmación de Putin y las afirmaciones anteriores y concluye que las prostitutas en Rusia son “autenticas parias sociales sin posibilidades de salir de ese mundo ni de defenderse de ningún modo”.

Los servicios se cobran a una media de 2.000 rublos, que equivalen a unos 60€ y paradójicamente la multa impuesta por ejercer la prostitución es de 1.500 rublos, unos 55€ al cambio. En la prostitución callejera, lejos de los lupanares de las grandes ciudades, chicas de corta edad ofrecen sus servicios por el módico precio de 10$. Las autovías de ocho carriles que salen de Moscú están repletas de prostitutas. Los informes no oficiales hablan de más de 10.000 mujeres ejerciendo tan solo en la capital. En San Petersburgo, la segunda ciudad más importante, se contabilizan entre 4.000 y 6.000 mujeres de las cuales el 10% ejercen en la calle, la mayoría de ellas en salas clandestinas.

A raíz de la celebración del mundial en 2018, cercaron a la mayoría de prostitutas callejeras y a aquellos clubes “menos vistosos” hasta dejar clubes de streap tease más aceptados en donde desarrollar la prostitución de forma más o menos encubierta. Estos clubes, a fin de poder atender la demanda de clientes extranjeros, ofrecieron clases básicas de inglés a sus empleadas. Los salarios de estas oscilan entre los 1.700 y los 4.200€.

Japón

En Japón la prostitución está, de forma oficial, prohibida pero por toda la isla hay zonas de “tolerancia” en donde las chicas se exponen a los transeúntes acompañadas de alguna mujer mayor que hace las veces de proxeneta. En el famoso barrio rojo de Tobita, en Osaka, las plantas bajas ofrecen mujeres jóvenes ataviadas a veces de ropas infantiles o semejantes a los mangas por tarifas que suelen oscilar entre los 100 $ por unos 15 minutos a 400$ por una hora. En Japón, uno de los países más caros del mundo, las tarifas suelen ser también las más altas.

En ciudades como Osaka o Tokio existen catálogos de lo que ellos denominan Joshi-Kosei, colegialas de compañía, y es que Japón es un país anómalo en donde la pornografía infantil está amparada bajo la ley de protección de la libre expresión siempre y cuando esta se realice mediante dibujos manga. Otra curiosidad terrible es que las relaciones sexuales no están penadas ni consideradas prostitución si estas no incluyen penetración.

En el país de las Geishas, desde donde nos llega una imagen distorsionada de sensualidad, de bailes de primavera, tradiciones más o menos conocidas y ceremonias de té, llegan también casos de depravación y pedofilia un tanto extraños, como por ejemplo, llegar a pagar 5.000 yenes por espiar a niñas hacer Origamis con las piernas abiertas,  la existencia de casas llamadas Pinsaros donde solo se practica sexo oral por unos 44€ en bonos de tres sesiones, las Buruseras o compra de bragas usadas, Deriheru, que vendría a significar “reparto a domicilio de bienestar”. Todo lo que no sea penetración es completamente legal, cabe recordarlo. La mafia japonesa suele estar detrás de estos negocios y a mayoría de mujeres suele vivir en condiciones deplorables, mujeres empobrecidas de zonas rurales y mujeres inmigrantes de otros países asiáticos más empobrecidos.

Se considera que una chica joven puede ganar hasta 100.000 yenes diarios y un 40% de los japoneses reconocen haber consumido sexo por pago. La industria del sexo mueve de forma anual 2´37 millones de yenes, unos 20.000 millones de Euros.

India

Las cifras por sí solas impactan. Por supuesto son cifras estimativas pero se calcula que en la India hay entre 15 millones de personas ejerciendo la prostitución, de los cuales 1,3 son niñas. Solo en Bombay se cuantifica unas 100.000 mujeres prostituidas. Las líneas entre prostitución y trata están por completo borradas y además este país, por costumbres y religión, ofrece distintas perspectivas. Lo que es cierto es que estas cifras, por muy aproximadas que sean y aún por distintos motivos, llevan a India a tener el dudoso  honor de ser el prostíbulo más grande de Asia.

El estado no fomenta la prostitución pero tampoco la ilegaliza, es más, el intercambio de sexo por dinero en forma de “actividades” ya sea en un burdel, en lugares públicos o el proxenetismo se considera ilegal pero el intercambio de forma privada está visto como legal.

En un país donde la sociedad está formada por un hojaldre de castas, las personas pertenecientes a las más bajas esferas se ven obligadas a ejercer la prostitución casi por supervivencia. Existe, en zonas rurales, la figura de la Devadasi, chicas jóvenes de castas inferiores  que son ofrecidas a la diosa Yallamma para ayudar a los sacerdotes en las ofrendas pero que están obligadas a satisfacer a los hombres del pueblo: no pueden negarse a ello ni pueden casarse nunca; están consideradas algo así como un bien de uso público o una prostituta sagrada.  Es normal ver a madres acompañar a sus hijas de corta edad para que ningún hombre abuse de ellas: eso quiere decir que no se vayan sin pagar.

Hay millones de niñas que en la India pasan casi toda su vida hundidas en la prostitución. Captadas o vendidas en aldeas rurales, son obligadas a trabajar como empleadas o prostitutas. Las tradiciones, la religión, la pobreza y la discriminación de castas hacen que nacer mujer en la India sea una autentica desgracia.

Si el cálculo de Naciones Unidas es de que en el mundo existen unos 458 millones de personas en esclavitud, se calcula que el 58% se centra en India, Pakistán y Bangladesh. La trata de menores creció en un 65%, el 76% de victimas de trata son mujeres y niñas y hay un  80%  de matrimonios concertados. Se prioriza a  los niños frente a las niñas y a los varones frente a las mujeres adultas llegando incluso a situaciones de desnutrición y mayor mortalidad. Las cifras son abrumadoras.

La ley prohíbe el matrimonio precoz, la explotación sexual, los acuerdos económicos para acordar matrimonios, la dote e incluso hay una ley de violencia de género desde 2005, sin embargo, las leyes no llegan por completo a los lugares más desfavorecidos ni han podido cambiar costumbres ancestrales tanto sociales como religiosas. Aún perduran las  subastas de virginidad, ofrendas a dioses, prostitutas sagradas, las dotes imposibles de asumir para poder casar a las hijas… India es un pozo de miseria y esclavitud para quien tiene la desventura de nacer mujer.

Pequeños países, grandes burdeles

En Bangladesh, donde la prostitución es legal, existe un burdel de más de doscientos años donde ejercen alrededor de 700 mujeres, muchas de las cuales han nacido allí mismo, pertenecen a una madame y no pueden marcharse hasta haber saldado una supuesta deuda. Fuera de ese lugar son repudiadas por el resto de población, lo que hace imposible que puedan salir de ese ambiente o aspirar a otro tipo de vida. El mayor calvario en este país lo sufren sin duda las niñas y sobre todo las de la etnia Rohingya a quienes han intentado eliminar de la faz de la tierra en un genocidio brutal que provocó el exilio de miles de personas a países vecinos.

En Batan, Bali o Rian, en los chiringuitos de las playas de Kuta, es habitual la compra venta de sexo entre turistas y nativos.

Un estudio de la OIT en Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia afirma que entre un 0’25 a 1’5 de la población femenina se dedica a la prostitución. A pesar de ser ilegal, la industria del sexo en estos países alcanza el 14% del PIB.

Segú la ONU 3’2 millones de niñas y niños entre diez y diecisiete años son víctimas de trata. Entre 40 mil y 70 mil niñas son explotadas sexualmente. El 30% se convertirá en drogadicta, el 10% sufrirá SIDA y el 70% tendrá embarazos no deseados.

El estado apenas cubre las necesidades vitales de la población. La venta de los hijos es habitual. Se calcula que hay alrededor de un millón de niños esclavos en toda Asia. Apenas ahora se empiezan a organizar sindicatos en busca de mejoras salariales y de reclamo de libertad de asociación y lugares para poder ejercer la prostitución.

La depravación y la falta de recursos de las poblaciones pobres han llegado al punto de que en Borneo se llegan a prostituir a hembras de orangutanes, cazadas, depiladas, maquilladas y atadas con cadenas para satisfacer la demanda de hombres sin recursos económicos para pagar por una mujer o niña de su especie.

La prostitución en esta parte de Asia es tan estructural, tan intrínseca y depravada que contiene elementos diferenciadores de otros muchos países de su entorno y mantienen, sin embargo, otros elementos comunes: un pasado colonial, la subsistencia en la pobreza, la dependencia de recursos naturales cada vez más escasos, costumbres arcaicas y tradiciones ancestrales que una sociedad más “evolucionada” habría superado pero que allí se mantienen en vigencia, un constante cambio político y de liderazgo donde chocan las viejas costumbres con las necesidades y modelos de economía y cultura moderna…

Por Nina Peña (@ninapenyap)

Fuentes y artículos relacionados.

https://youtu.be/yDPNeXSVmak

https://camboya.wordpress.com/2007/11/25/hollyuna-pelicula-sobre-el-trafico-sexual-en-camboya/

https://www.rinconasiatico.com/cultura/prostitucion-en-asia/

http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoblog/ahermor/2012/11/02/el-negocio-de-la-prostitucion-infantil-en-el-sudeste-asiatico/

https://magnet.xataka.com/preguntas-no-tan-frecuentes/como-es-el-negocio-de-la-prostitucion-en-tailandia-y-que-hace-el-gobierno-para-frenarlo

https://japonismo.com/blog/la-variadisima-industria-del-sexo-en-japon

https://generoyeconomia.wordpress.com/2009/04/26/economia-prostitucion-y-genero/

http://www.ncdsv.org/images/PP_EstadisticasDeLaTrataDePersonas_2012.pdf

https://www.bbc.com/mundo/ultimas_noticias/2013/05/130514_ultnot_china_prostitucion_yv

https://elpais.com/politica/2012/11/16/actualidad/1353097671_833135.html

https://www.guioteca.com/hombres/prostitucion-en-rusia-asi-funciona-el-comercio-sexual-en-el-pais-sede-del-mundial-de-futbol/

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/06/140610_corea_del_sur_ancianas_prostitucion_amv

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2016/DIEEEO11-2016_Mujeres_Confort_MMayumi.pdf

https://okdiario.com/deportes/futbol/presion-policial-obliga-prostitutas-rusas-alejarse-del-mundial-2018-2408671

https://www.elespectador.com/noticias/elmundo/millones-de-mujeres-y-ninas-victimas-de-redes-de-trafic-articulo-576156

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
¡Devuélvanme a mi ...
Artículo siguiente
30 de Marzo: Día de...
0 Comentarios