1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Como muñecas sin alma

Estos días Torbe ha vuelto a ser noticia. Va a ser juzgado de nuevo, con toda esa especie de expectación y revuelo que este tipo levanta en las redes y en el circo mediático en donde parece que todo vale y donde incluso lo más escabroso tiene su lugar. El tipo se codea con artistas, con futbolistas y tiene un largo listado de amigos y clientes en distintas esferas que lo convierten en alguien muy célebre.

En teoría su empresa pornográfica facturó  1´7 millones de euros en el periodo de 2013 a 2016, año en que fue detenido y pasó siete meses en prisión tras lo cual salió en libertad bajo fianza de 100.000€. Los delitos que se le imputan son el de trata y el de blanqueo de dinero en esta ocasión. Anteriormente, esta “perla” de persona, fue acusado de tres delitos contra menores, pornografía infantil, revelación de secretos, difusión de videos pornográficos con menores…

El modus operandi suele ser una cita con alguna chica que parece casual pero que suele estar concertada para que termine en una sesión de sexo grabado. Sesiones que, según cuentan las chicas, no están previstas para que circulen como material porno sino más bien como una especie de entrevista de trabajo en la que él mismo pone a prueba el material. El que luego las haya puesto en circulación y las haya difundido entre su círculo de amigos es lo que se considera delito, así como el hecho de que estas chicas no suelen tener, en ocasiones, la mayoría de edad.

Por si no fuera poco, aparte de su industria pornográfica, Torbe sube a Youtube videos dando clases de misoginia y chulería en donde se regocija repasando las cualidades de lo que para él sería la novia perfecta, de cómo las feministas estamos contra el porno o de qué hacer cuando estás con un “extraño” chico que no quiere follar, incluso clases magistrales de metafísica en las que filosofa sobre la no existencia de Dios, como un Nietzsche del s. XXI.

Lo que se muestra en las webs, los títulos y las imágenes son el reclamo para que muchos, tanto jóvenes como mayores se conecten día a día a sus plataformas de videos. Al fin y al cabo, funciona como una red de pedagogía sexual de futuros depredadores.

Desde los títulos de las páginas web hasta los propios títulos de los videos promueven la infantilización y violencia hacia las mujeres para facilitar el click. Entre esos videos Torbe es la estrella masculina.

A poco que veas te cuesta aguantar las ganas de vomitar, porque, en contra de la imagen que yo tengo de las relaciones sexuales, del intercambio del deseo, del placer compartido, lo que veo es sumisión y sometimiento. Niñas menores o caracterizadas como tal, se dejan llevar por él como si fueran objetos inanimados. Él y su “apolíneo” cuerpo desnudo, en cintas con mala calidad de imagen, sobre camas mercenarias, con caras de dolor o de disimulo mal contenido.  Las tratan como muñecas sin alma.

Parece que Torbe no tiene ningún remordimiento en probar  lo que él considera su material de trabajo antes de arriesgar un centímetro de grabación, que incita a que cualquier tío que tenga cualquier fantasía sexual pueda verla representada. Lo primordial es la humillación, la sumisión, el manejo de un cuerpo sin alma, el del objeto de consumo rápido.

Esta sociedad capitalista y de pensamiento liberal tiene la manía de no decir las cosas por su nombre y de tratar de vendernos los valores intrínsecos del ser humano como bienes de consumo  y esto hace que bajo la palabra libertad se esconda la abyección disfrazada de empoderamiento y la sumisión, y tras lo que deberían ser relaciones humanas se deje como única relación posible el coito acordado y convertido en transacción. La concepción de las relaciones que estos hombres de la industria del porno, y de sus primos, los del negocio de la prostitución, tienen como base fundamental  es la exaltación del deseo masculino por encima de todo, y con tal de verlo satisfecho, nada parece importar. Cuando en un video porno, se insulta, se folla duro, se trata a la mujer como un ser inanimado, como a un cuerpo que solo hace que cambiar de posición y dejarse utilizar bajo los apetitos del hombre, se está deshumanizando a esa persona por completo, se la vacía de su sentido y de su naturaleza primera y entonces ya todo vale, absolutamente todo.

Me llama mucho la atención un paralelismo: alguna vez leí que para que los nazis pudieran matar a millones de judíos sin sentir el más mínimo remordimiento, lo primero que hacían era deshumanizar al prisionero, convertirlo en una bestia, en un perro, en cualquier cosa que no fuera humana. Esta gente, con tan solo un matiz de diferencia que es el de tener en sus manos el poder de la vida o la muerte, hace exactamente lo mismo. La mujer es una guarra, una cerda, una puta, una mierda, algo que se usa y se tira, algo que se puede comprar en un mercado y lanzarlo al cubo de los desperdicios cuando ya has acabado con él.

Cuando en los años 70 se hablaba de libertad sexual lo que se pretendía era tener el control y el dominio absoluto de nuestro propio cuerpo. Ahora el neoliberalismo nos la ofrece como un reclamo más y encumbra, falsamente, los mitos eróticos de hace unos años tratando de que existan chicas que quieran seguir esa estela que se perdió hace mucho. Tacha de puritanas a quienes no nos mostramos de acuerdo con este negocio ni con esta industria o de mojigatas a quienes no se dejan follar duro en la primera cita, forzando todos los mecanismos que impiden que el decoro nos mantenga alejadas de lo que tratan de vendernos como autonomía o liberación.

Y todo eso es lo que está al alcance de millones de jóvenes que crecen viendo porno como única referencia sexual a las relaciones entre hombres y mujeres. Sin otro tipo de educación o relato que puedan leer sin tintes puramente materialistas. Ellas viendo objetos atractivos en revistas eróticas. Ellos viendo hombres superdotados (o no) tratando a las mujeres como a un trapo. Luego, si las mujeres exigimos igualdad real creen tener el derecho de llamarnos zorras porque ¿cómo vamos a ser iguales si todas somos unas putas?

Por @ninapenyap 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
mujeres en lucha, feminismo, conciliacion, igualdad, permiso paternidad, trabajo, hijos
Día Nacional de la ...
Artículo siguiente
¡Devuélvanme a mi ...
0 Comentarios