1 3000 1 120 http://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

"Danielle": análisis del anuncio de Lotería de Navidad 2017

Como todos los años, cuando se acercan las fechas navideñas, llega el esperado por muchos anuncio de la lotería de Navidad. Este año nos prometían algo diferente, más que un anuncio es un cortometraje de casi 20 minutos de duración, aunque en televisión se emiten tres spots. Dirigido por el premiadísimo Alejandro Amenábar, cuenta la historia de una pareja, un chico y una chica, él humano y ella llegada del espacio. Según ha explicado el director, se trata de una historia de ciencia ficción que conjuga la vida cotidiana con elementos mágicos y la ha definido como un “cuento de Navidad” en el que la suerte tiene que ver con el amor y no con el dinero. De este cortometraje hay una versión en la que la extraterrestre cuenta su aventura en la tierra en primera persona, y otra en la que se cuenta la historia sin que ella participe demasiado. Aunque todo puede parecer inofensivo y navideño, no se ha salvado de las críticas por tener contenido machista, así que hemos realizado un análisis para no perder detalle.

Amenábar empieza con un escenario de fantasía. Una luz brillante y extraña. Una burbuja morada cae desde el espacio exterior a la Tierra buscando algo en lo que encarnarse. Aparentemente sin prejuicios, sin ideas sobre los roles de género ni la normatividad, el primer cuerpo humano con el que se topa está en un cartel de carretera. Cómo no, con una mujer representada. Pero no yo, ni una de 40 años, no; una modelo que cumple todos los cánones estéticos. Sería casualidad, azar, si no fuera porque seguramente la historia de después habría sido muy diferente si en el momento de la encarnación hubiera pasado por allí mi vecina la del quinto o cualquier otra mujer normal, real, de esas que representan a las mujeres de este planeta. Porque resulta que si eres lo suficientemente normativa no hace falta hablar para enamorar a un chico.

Cartel oficial del anuncio de Lotería de Navidad 2017.

Y entonces, solo con unos segundos de vídeo, nos dimos cuenta de que lo único violeta que íbamos a encontrar en el anuncio era esa luz del principio. No nos equivocamos.
Parece casual, inocente y que formara parte de la idea de un guión original el hecho de que sea una mujer quien llega a la tierra en forma de ser extraterrestre, alienígena, en resumen, alguien que no pertenece a nuestro mundo. Pero a medida que va avanzando el anuncio, y puesto que los únicos otros personajes que participan y tienen voz en esta historia son hombres, esto no hace más que representar la idea de que las mujeres somos “lo otro”, de otro planeta, que no entienden nada, que hay que explicárselo todo, algo ajeno al resto , con un toque de divinidad, de ser “perfecto”, en resumen, una persona con la que no se puede empatizar, un ente extraño, desde luego muy alejado de verse como un igual.

Esta es la mística que desde las vírgenes católicas nos impone la sociedad, que se ha transformado y ahora, aparentemente laicizada, se sigue vendiendo como romántica y normal. Si Simone de Beauvoir se levantara con el Segundo Sexo en la mano, vería que se nos sigue representando como la Alteridad, como seres “superiores” -espiritualmente, claro, nunca en derechos- a los que no es necesario entender, por lo que tampoco es imprescindible que hablen y tengan su propia racionalidad. En estos aspectos, este anuncio es paradigmático: no es solo que ella sea totalmente distinta desde el principio por ser “extranjera”, sino que esa “Otra” se crea como espejo de la mujer socialmente perfecta -siempre desde el punto de vista del hombre: es un lienzo en blanco en el que escribir todas las convenciones sociales que tiene que cumplir por ser mujer y que son contrarias a las que él tiene que cumplir. Él mismo lo dice al afirmar que tiene suerte de haberla encontrado: una mujer que no habla, que se ríe de lo que se ríe él -aunque no le entienda, porque no me creo que sepa pillar la gracia de una expresión, pero no expresarse ella misma-, que le sigue a todas partes y que no tiene a nadie más con quien estar. Incluso con su nombre. Una fantasía.
Cuando llevamos pocos minutos del video, Daniel, el hombre protagonista de la historia ya empieza a solar perlitas a esta mujer extraterrestre, como por ejemplo: “anda que comprarte esa mierda…”, al poco continua con estos comentarios diciendo: “a este paso no se qué vas a hacer sin mi” y “la quiero ayudar, la veo muy perdida”. Y esto, señoras y señores, es puro machismo, paternalismo, pura violencia y maltrato psicológico, dejando clarísimo que estas situaciones y continuos desprecios no se identifican como algo aberrante y fuera de lugar, sino que es algo normal, lo propio de el hombre en su papel de héroe que tiene que ayudar a esa pobre mujer, indefensa, sumisa y callada, que no sabe nada de la vida. Y, tal como se ha apuntado antes, no podemos quedarnos con que esto es un simple anuncio. Nada es un simple anuncio, ni una simple película, todo lo que va a llegar al público va a transmitir un mensaje y este anuncio no es menos. No es inocente la representación de la mujer como algo extraterrestre y a la vez dentro de los cánones estéticos, igual que no es inocente que se reproduzcan comentarios y situaciones que encajen con los patrones de las relaciones basadas en el amor romántico y el maltrato psicológico, que vemos como normal. No digo que exista una intención del guionista de representar esto de una manera tan clara, pero desde luego, cuando se produce contenido, sobre todo este anuncio que llegará a toda España, qué menos que tener un poco de cuidado con lo que se representa.

Y es que este anuncio es una muestra abreviada y simplificada del proceso de socialización por el que todas pasamos en el sistema patriarcal en el que vivimos. En apenas unos días, una chica que no tiene ninguna idea sobre las relaciones, el machismo ni toda la toxicidad que acarrea ya repite el mantra seguramente más peligroso del amor romántico: “querer a alguien duele”. Nos suena ¿no? Esa creencia de que “si no duele no es amor” hace que en vez de ser la pareja un entorno seguro de crecimiento y entendimiento mutuo sea una fuente de dolor socialmente justificada.

No es el único mito que reproduce: el amor es ciego. En este caso, más bien sucede que le faltan todos los sentidos excepto el de la vista. No importa que él no sepa de dónde viene ni a qué, ni que no se pueda comunicar con ella; es guapa y no le lleva la contraria, eso le basta para enamorarse. De hecho, su rareza le permite cuidarla, meterla en ese halo de protección que se vende como un privilegio de la mujer, pero que no es más que la búsqueda de control por parte del hombre. Este paternalismo es evidente durante todo el anuncio: cuando dice que la tiene que ayudar, cuando los dos hombres hablan sobre ella como si ella no estuviera, cuando asegura que no sabe qué haría sin él…
Le enseña la lotería, pero también le enseña a ser la perfecta novia: sumisa, dependiente, callada y siempre sonriente. No sé si nos tocará el gordo, pero estamos muy cansadas de que siempre nos toque el machista.
Por Irene Ventura@_sorrynotsorryb  y Maribel Matey @noprinceneeded
Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:
https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Artículo previo
feminismo, mujeres en lucha, madre, cine, film,
AMOR DE ¡MADRE!
mujer, medicina, ciencia, feminismo, mujeres en lucha, género, igualdad, machismo
Artículo siguiente
Ciencia, medicina y ...
0 Comentarios