1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Mujeres amenazadas y desoídas por la “justicia”

“Denuncia” es la palabra mágica que se le dice a mujeres maltratadas sin considerar múltiples variables que acorralan y sentencian a la víctima.

Mujeres maltratadas que callan por el mismo terror que les genera amenazas del varón, pareja o ex-pareja. En demasiados casos el entorno no sólo no ayuda si no que, de una u otra forma, la crucifican a ellas. ¿Quién valora el halo de desconfianza judicial y de desesperación al no ver protección y seguridad real a menores y a mujeres víctimas de maltrato? Suspicacia que también nace de casos mediáticos de mujeres víctimas que denuncian por activa y pasiva amenazas de muerte y nadie las cree.

Casos mediáticos

  • Ángeles González. A la salida de los juzgados, el 24 de abril del 2003, Felipe Rascón amenaza a Ángeles “Te voy a quitar lo que más quieres”. Esa misma tarde cumple con la intimidación y asesina de tres disparos a la hija de tan sólo siete añitos.
  • José Bretón, ex-esposo de Ruth Ortiz. El primo de Ruth, Juan David López, asegura que Bretón le dijo hasta tres veces que “no iba a encontrar nunca más a los niños con vida”. Pequeños de apenas ocho y seis añitos que sólo se encuentran sus restos calcinados. 
  • Ricardo Carrascosa amenaza a Itziar Prats, ex-mujer, en varias ocasiones –que se fuera despidiendo de las niñas porque iba a acabar con sus vidas–. En septiembre del 2018 Carrascosa cumple la promesa y asesina a las niñas de seis y dos añitos.
  • Laura Hernández denuncia a David Sánchez, ex-marido, por acoso continuado y el temor por la vida del hijo de 11 añitos. El 25 de julio del 2019 Sánchez asesina a puñaladas al pequeño.
  • Beatriz es amenazada por Tomás Gineno de que ella no volvería a ver a las hijas de seis y un añitos. Son la niñas de Tenerife y en abril del 2021 aparece el cuerpo sin vida de la mayor.

Todas estas mujeres declaran desear que sus casos sirvan para que no le vuelva a pasar algo parecido a ninguna otra mujer ni menor. A la vista de los hechos está que ese anhelo, lejos de verse cumplido los casos se suceden sin poner ningún tipo de remedio.

Señalar.

Estas son situaciones de violencia machista. Amenazas que traen consigo comportamiento del padre a los hijos que entraña el hablar mal de la madre, acusaciones, extorsiones, intimidaciones… ejemplos de normalizar abusos a las madres…

No obstante, la lectura que sacan algunos jueces, como en el caso Bretón, es de llegar a considerar que el parricida no era machista por asumir tareas del hogar. Siendo esta una interpretación sesgada, limitada y prejuiciosa por no valorar todo lo que abarca el machismo.

Sonia Vaccaro, psicóloga clínica, forense, experta en victimología y violencia contra la mujer, explica la violencia vicaria y cómo el maltratador sabe que judicialmente no tiene derecho sobre la esposa/pareja. Pero los victimarios tienen claro que conservarán y conservan poder y derechos sobre hijas e hijos hasta que cumplan la mayoría de edad.

Vaccaro manifiesta que estos hombres encuentran el modo de ejercer violencia y maltrato a través de la parte más vulnerable para ellas: las hijas e hijos. Deja claro que no son varones enfermos, son hijos sanos del patriarcado, seres que no admiten perder el control/poder. En consecuencia, amenazas tales como: “Te quitaré a los niños. Te daré donde más duela…” se les ha de otorgar el mismo impacto que si en un aeropuerto se dice “Tengo una bomba en el bolso”. Sonia advierte que lamentablemente las amenazas a mujeres víctimas de maltrato están muy normalizadas y por lo tanto muy subcalificadas o subponderadas. «No debemos tener duda que la violencia vicaria se da en un contexto de violencia contra la mujer.»

Denuncia

Estas mujeres amenazadas por parejas o ex-parejas, ya sean noticia como anónimas, piden protección para las hijas e hijos. El sistema judicial se convierte en una trampa mortal para ellas y los menores. Son revictimizadas por el propio sistema, desprotegidas, abandonadas, sentenciadas sin opción a ningún tipo de seguridad, junto a las hijas e hijos.

Esto sucede a pesar de haber leyes, acuerdos internacionales, y hasta sentencia y condena contra el Estado español por negligencia de las autoridades. No siento esto suficiente para generar conciencia pues, desde el sistema judicial, se continúa otorgando visitas y custodias a victimarios. No se advierten situaciones de riesgo a pesar de los temores de mujeres víctimas de malos tratos. Desde asistencia social llegan a hacer mediación entre ambos cónyuges, en teoría, por el bien del menor. Sin tener presente que un maltratador no es buen padre y el ejemplo que ya ha dado a los hijos marca emocionalmente y tiene consecuencias negativas.

Ellas sólo pretenden proteger a hijas e hijos y son desoídas.

¿Cuántos más parricidios anunciados se han de producir para escuchar a mujeres víctimas que padecen este tipo de amenazas?

¿Será otro caso mediático el de Verónica Saldaña el que se tenga que lamentar? ¿Cuántas mujeres en esta situación han de volver a denunciar al Estado Español para frenar situaciones tan aterradoras?

Por  @dalila_sin

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
La mística de los c...