1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Arya Stark de Invernalia

¡¡¡ATENCIÓN!!! este artículo contiene spoilers de la serie Juego de Tronos.

 

Arya Stark es la segunda hija de Ned Stark y Catelyn Tully, señores de Invernalia. Es una chica que físicamente se parece a la familia de su padre y que desde muy niña es educada por la septa Mordane para ser una princesa. Debe aprender, junto a su hermana Sansa, aptitudes que la conviertan en una buena dama. ¿Qué es ser una buena dama? Saber bordar, sonreír y caminar con gracia entre otras cosas, por supuesto.

Su hermana es muy buena, todas estas tareas las hace muy bien. Ella se casará con un apuesto príncipe y será perfecta para él, pues reúne todas las cualidades necesarias. Pero Arya no, porque a Arya no le gusta ninguna de esas cosas y ninguna de esas cosas se le da bien. Ella es un chicazo, como se suele decir, por eso en su castillo se burlan de ella. Sus gustos, sus aficiones, no coinciden con los que le han dicho que deben ser.  Arya tira con arco y le encantaría aprender a manejar la espada, pero eso solo lo pueden hacer los chicos. Sin embargo, su medio hermano Jon la entiende muy bien, son buenos amigos y la apoya siempre que puede. Su padre, a escondidas, le contrata a un profesor de esgrima y ella aprende. No le gusta relacionarse con chicas porque las aspiraciones que tienen son estúpidas.

Al principio de la historia, la familia Stark encuentra una loba huargo muerta junto a su camada en el borde de Invernalia. Los cachorros son seis y cada hermano se queda uno. Arya llama a la suya Nymeria, en honor a una poderosa reina Rhoynar. Y es que llama mucho la atención la búsqueda de heroínas por parte de Arya. En la historia que le han enseñado solo hay hombres luchando contra otros hombres, escribiendo hazañas y protagonizando leyendas. Pero las mujeres también están ahí, aunque las hayan ocultado ¿os suena? Hay una escena que a mí me pone los pelos de punta en la que Arya se hace pasar por un sirviente de Tywin Lannister y habla con él sobre las hermanas de Aegon Targaryen. Nunca ganó él solo las grandes batallas, pues acompañaba a mujeres que montaban dragones y derrotaban grandes casas, mujeres de las que Tywin apenas se acuerda.

Arya se queda sola. Aprende a desenvolverse y a valerse por sí misma en un mundo duro, obsesionándose con volverse más fuerte para vengarse de toda la gente que, a su juicio, debe morir. La gente de su lista. Y para ello viaja de un lado a otro con diferentes compañeros y compañeras, aprende en la Casa de Blanco y Negro de los Hombres Sin Rostro y deja claro que su identidad es la que es: Arya Stark de Invernalia.

En la última temporada vuelve con su familia, con sus hermanos y con su tierra. Ya hemos comentado que a Arya nunca le ha agradado su hermana Sansa ni tampoco las chicas como ella, por eso su reencuentro en este momento es tan emotivo y la evolución que podemos observar en ambos personajes es muy grande. Después de un cálido reencuentro en la gruta donde guardan las estatuas de sus antepasados, Sansa y Arya comienzan a discutir como siempre lo han hecho. No se fían la una de la otra y confabulan a sus respectivas espaldas. Para Arya, Sansa sigue siendo una niñita estúpida. Pero no es cierto. Es una trampa para conseguir pruebas y poder acusar a Meñique de todo lo que ha hecho, de todas las traiciones que ha cometido contra la familia Stark y contra la propia Sansa. La astucia y cooperación de las hermanas en esta parte de la trama es, a mi parecer, muy acertada. Una forma contundente de mostrarnos como han cambiado y como realmente se respetan la una a la otra. Sororidad, compañeras.

¿Qué nos deparará la próxima temporada? No me meto en especulaciones. Juego de Tronos es una serie que nos ha dado grandes personajes femeninos, personajes que además han evolucionado y nos han aportado mucho. Los paralelismos que podemos encontrar con la realidad son abrumadores, reflejando situaciones que nos acontecen en el día a día como algunas de las que he expuesto anteriormente. Arya es un personaje que no se siente cómodo en su sociedad, que no entiende por qué no puede, simplemente, hacer lo que le gusta por el hecho de haber nacido mujer. También es un personaje que cuenta con la suerte de tener gente a su alrededor que la apoya. Se ha hecho fuerte en muchos sentidos a lo largo de la serie y la verdad, tengo ganas de verla en acción, desplegando todo su poder junto a sus hermanos.

“En el invierno debemos protegernos, ver el uno por el otro.”

Por Yurippe @femi_friki 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

 

 

Artículo previo
Ni dios, ni patrón,...
Artículo siguiente
Flora Tristán: luch...
0 Comentarios