1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Todas matamos al putero

feminismo, mujeres en lucha, prostitucion, putero, brasil, victima

No puedo deciros quién es, ni siquiera sé su nombre, porque parece que a nadie le importa. Los periódicos la definen como “una prostituta de nacionalidad brasileña”, porque parece que decir su ocupación y de dónde viene lo explica todo. Tampoco sé si tiene hijas, ni familia, mientras que la de Alexis -sí, a él sí le nombran- aparece en todas las notas. La prostituta y el hombre, y el cliente, y Alexis, y la víctima, y la hermana. A veces, mientras leo, me pregunto si están hablando de una persona.

La verdad, su verdad, me golpea de frente: para ellos no lo es, igual que para el putero tampoco lo fue cuando la agarró para estrangularla. Esta sociedad obvia que da a los hombres la potestad de comprar mujeres mientras recuerda constantemente que la que se vende, desesperada y no libre, es ella. Por eso la mujer es puta -con todo lo que esto conlleva- y el hombre, cliente. Por eso es servicio y no violación. Por eso ella mata, pero al contrario ella muere, y ni siquiera nos enteramos.

Y aunque no sé nada de ella, no me hace falta para sentir alivio. Porque ella, al contrario de Laura1, ha vuelto; alivio de no tener que contar otra lápida ni redactar otra historia trágica. El alivio del aire que respiró al quitarse de encima a la muerte con aliento alcoholizado que la había usado como un objeto y no iba a permitir que la desobedeciese.

feminismo, mujeres en lucha, prostitucion, putero, asesinato, defensa

Fuente: Diario de Navarra

Pero el patriarcado no perdona escapar de sus garras, y menos si tu voz apenas se oirá en la superficie. Y entonces, el alcohol que en otras circunstancias le habría eximido -a él, siempre a él-, ahora la condena. Se resistió, como querían. Como a otras les exigieron. Pero se defendió mal, se defendió demasiado, exagerada, excedida; no era para tanto. Y el alivio se vuelve rabia ante una realidad que estas sentencias no dejan que olvidemos: nos prefieren muertas, maltratadas, violadas o encerradas. Todo, menos libres.

Esta vez no tenemos que llorar por ella. O para que los medios me entiendan: no es la número 562. Pero si no levantamos la voz como si la hubieran matado no somos mejores que este sistema que solo nos escucha cuando estamos varios metros bajo tierra. Demostremos a esta misoginia escondida tras la ley que a nosotras nos importa, que todas nos queremos vivas, que todas habríamos hecho lo mismo. Y gritar que vengan, que nos condenen, porque todas matamos al putero. O al violador, o al pedófilo, o al maltratador. Y lo volveremos hacer, si es necesario, porque nos hemos cansado de que el nombre de la tumba sea siempre el nuestro.

Prostituta, mujer, hermana. Lo romperemos todo contigo y entonces el miedo cambiará de bando.

Por Maribel Matey (@noprinceneeded )

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

ActualidadOpinión
Artículo previo
Angel Boza, la manada, justicia patriarcal
Cuando crees que tod...
Artículo siguiente
La justicia patriarc...
0 Comentarios