1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

MORIR EN MÉXICO

Según la RAE, feminicidio es el asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia. Éste término significa que el feminicidio es el asesinato de una mujer por serlo. Las feministas muchas veces utilizamos el término terrorismo machista para referirnos a los asesinatos, porque partimos de la premisa que terrorismo es el delito que intenta crear un clima de terror, de inseguridad y de intimidación en un sector poblacional o en una sociedad al completo. A mayor número de asesinatos de mujeres, mayor será el miedo a ser la siguiente. En México se vive en un estado de terrorismo machista. 

Por desgracia para nosotras, feminicidios hay en todo el planeta. Pero si tuviéramos que ordenar los países por esta horripilante cifra, México sería uno de los que encabezarían la lista.

Los datos oficiales son muy dispares en un país tan grande y con tanta población (casi 130 millones de habitantes), que además no lleva un control gubernamental muy fiable y que hasta el año 2012 no oficializó el término en su Código Penal. Pero para hacernos una idea de la magnitud de la violencia que sufren las mujeres y niñas mexicanas, hablamos de más de 3.000 asesinatos en un año (2017) y con un ascenso anual del 110%. Una cifra que debería hacer reflexionar sobre cuáles son las causas de tamaña aberración. La corrupción, el narcotráfico y su inmensa carga de violencia salvaje, la pobreza, la desigualdad social y una sociedad tremendamente machista y misógina. 

Mujeres y niñas son atacadas, violadas y asesinadas para hacer daño a bandas rivales en el narcotráfico. Son asesinadas por sus parejas en un intento de demostrar que no valen nada y que los hombres son sus dueños y hacen con ellas lo que quieren. Niñas que no vuelven a casa, encontrándose sus cuerpos mutilados días más tarde. 

Las mujeres son no solo asesinadas, sino brutalmente asesinadas. No quiero enumerar los horrores que se le practicaron a Ingrid Escamilla, pero es solo un ejemplo de la violencia extrema que se ejerce sobre las mujeres y las niñas y del poquísimo respeto que se tiene por ellas. Buscar culpables y condenarlos no calma las exigencias de una población femenina que está viendo como cada día asesinan una media de 9 mujeres. Violaciones y secuestros se cuentan por miles y las autoridades no hacen nada para aliviar el dolor de un pueblo que ve como ser mujer en México es un peligro real. La vida de las mexicanas está en peligro.

Salen a la calle a manifestar su indignación y sus justas exigencia y son tratadas como vándalas que no hacen sino destruir la propiedad privada, cuando es la vida, la más básica de las existencias, lo que están reclamando. Si la pobreza extrema, los índices de delincuencia en determinados estados donde la policía es copartícipe de la barbarie, la indiferencia de las instituciones, el rechazo de la población masculina o la opresión del narcotráfico no fueran suficientes, se vende una imagen de las manifestaciones de mujeres que dista mucho de ser real. El machismo empezó la guerra y ahora ellas necesitan defenderse. Que hay que dar la vuelta a un país entero, pues lo harán, porque su reclamación es la justicia con mayúsculas.

Están enfadadas. Están indignadas y están hartas. No quieren más asesinatos ni violaciones. No quieren salir a la calle y no volver a casa. Sienten pánico de llevar a sus hijas al colegio y encontrarlas hechas trozos en una bolsa de basura. Tienen demasiada rabia contenida en un país que las ignora por completo. Pero son valientes y siguen reclamando la justicia que merecen. Si rompen escaparates o no, eso no es lo importante. Lo que las mueve a ellas sí lo es. Porque lo que se están jugando es mucho más grande que un coche quemado o un par de ladrillos tirados por ahí. Lo que está en liza en esta batalla es no morir. Salvar vidas. Salvar sus vidas.

Nada más empezar 2019, Camila salió a la puerta de su casa y horas más tarde fue encontrada en la habitación del vigilante de su urbanización. Camila tenía 9 años y fue asesinada por un hombre condenado a diez años de cárcel por violación de los que solo cumplió tres. 

Ninguna niña debería vivir lo que le pasó a Camila. Ninguna mujer debería ser Ingrid. Ni Fernanda, que fue encontrada como si se hubiera suicidado, pero su asesino no pudo lograr que los signos de su violencia fueran disimulados. Tenía 18 años y quería separarse porque sufría violencia machista. Su familia tardó cinco años en lograr que se declarase su asesinato como un feminicidio. La lista es interminable y por desgracia para las mujeres mexicanas no para de crecer.

Uno mi voz y seguro que las de todas mis compañeras a la de esa madre que reclama justicia con una rabia nacida del dolor más profundo. Ese que sale de las entrañas, de las raíces que se hunden en la tierra. Ese sentimiento que grita: “la que quiera quemar, que queme. La que quiera romper, que rompa. Y la que no, que no nos estorbe”. Una mujer que, sin lágrimas, pero con una tristeza infinita en los ojos, recuerda que solo las mujeres podemos exigir esa justicia porque nos están matando. No hay circos mediáticos, no hay políticos con sus escasas y mediocres medidas judiciales. Hay mujeres.

Nunca tuvo más razón ese lema feminista que dice “si tocan a una nos tocan a todas”. 

¡Vivan las mujeres mexicanas! Aquí estamos hermanas. A vuestro lado siempre.

 

Por Belén Moreno  @belentejuelas

 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

 

 

ActualidadSociedad
Artículo previo
MUJERES SANAS IN COR...
endometriosis, sexologia, problemas, mujer, relaciones sexuales, terapia, psicologa
Artículo siguiente
Laura Moreno, psicó...
0 Comentarios