1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Las mal llamadas manadas

feminismo, mujeres en lucha, manadas, justicia patriarcal, agresiones sexuales, vilaciones

Violaciones grupales en España, un problema muy serio

Desde 2016 hasta hoy han actuado al menos 101 manadas en nuestro país en las que han participado más de 350 hombres. Fue a partir de la denuncia de la mujer atacada, secuestrada y violada en las fiestas de San Fermín de 2016, que en España nos hicimos conscientes de un problema habitual que ha tomado dimensiones muy preocupantes: las agresiones en las que un grupo de hombres violan a una mujer.

Algunos datos…

En lo que llevamos de 2019 han sido 19 mujeres las que han denunciado otras tantas violaciones grupales, la última el 26 de abril en Cantabria. Esta cifra solo refleja las denuncias que han sido publicadas en prensa ya que en España no existe un registro oficial para este tipo de agresiones. Sin duda, podemos deducir que las violaciones grupales son bastante más, ya que gran parte de las víctimas no denuncia por miedo al proceso al que se verán sometidas para demostrar su agresión y por miedo a represalias por parte de sus atacantes ¿De cuántas violaciones grupales estamos hablando en España? Solo 2 de cada 10 violaciones son denunciadas por lo que podemos deducir que el número de violaciones grupales se multiplica por cinco.

Los grupos de atacantes, mal llamados “manadas”, suelen estar compuestos por menores y adultos. De hecho, de los 356 agresores identificados desde el caso de San Fermín, uno de cada cuatro son menores en el momento de la agresión. También un tercio de las víctimas eran menores. Algunas no superan los 12 años y las que son mayores de edad no superan los 20. Más de la mitad de las agresiones se produjeron de madrugada y un tanto por ciento elevado fueron grabadas o fotografiadas, lo que los expertos denominan “pornificación”, práctica cada vez más utilizada en las agresiones sexuales múltiples.

El aumento de agresiones grupales entre adolescentes es otra de las dimensiones de este problema que el propio Ministro de Interior Marlaska ha puesto sobre la mesa. En Marzo se destapaba el caso de tres adolescentes condenados por “agresión sexual con penetración” a otra adolescente compañera de instituto. 15 años tenía la agredida. El internamiento en un centro de reducción de menores ha sido la condena para los agresores.

Jueces y legislación:

A raíz de la denuncia de la mujer agredida en San Fermín 2016, estos casos han comenzado a convertirse en casos mediáticos. En concreto a raíz de la respuesta que provocó la primera sentencia dictada por los jueces, que consideraron no probada la agresión sexual en San Fermín, ya que la víctima no dijo explícitamente “no” durante la agresión. Uno de los jueces además percibió un claro ambiente de jolgorio en dicho vídeo, en el que la mujer era penetrada por los diferentes hombres.

La sentencia consideró que no hubo violación reduciendo los 22 años que pedía el fiscal a 9 años por abuso sexual. Aquella sentencia desató el movimiento “Yo sí te creo” con el que millones de personas salieron a las calles en toda España mostrando su apoyo a esta mujer y su denuncia, en un claro mensaje al sistema judicial, político y social: las mujeres no vamos a consentir más “jolgorios” judiciales, no más jueces laxos que no son capaces de ver una agresión sexual en el vídeo de una violación.

La doble agresión a la víctima:

En el caso de San Fermín, como en muchos otros, la violación es grabada, fotografiada y difundida en internet. La víctima no solo es agredida físicamente, es agredida su imagen con la difusión de unas imágenes imposibles de eliminar en la red. El vídeo de la violación de San Fermín fue colgado en webs y foros para “disfrute” de mentes enfermizas y machistas de diverso pelaje. En este caso también se filtraron los datos personales de la mujer agredida, debido a lo que se ha denominado un fallo en los sistemas de información del juzgado de Navarra, que dejó durante dos días los datos accesibles a cualquier persona que quisiera consultarlos. De nuevo fueron difundidos en foros y webs donde se dan cita hombres de dudosa moralidad.

El mensaje:

El mensaje es claro: El sistema judicial español no solo es laxo en la aplicación de sus leyes respecto a las agresiones sexuales, sino que además no protege a las víctimas. Un combo explosivo al que nos someten con impunidad ya que son jueces. ¿Qué mensaje nos trasladan cada vez que uno de sus representantes decide interpretar la realidad y de esta manera aplicar la ley de manera “personal”? ¿Nos están diciendo acaso que callemos, que nos sometamos, que seamos “buenas mujeres”?

Nuestra respuesta:

Hace pocos días leí un tuit de Sonia Vivas @SoniaVivasRive3, una valiente policía que denuncia públicamente las prácticas abusivas del cuerpo de policía, en el que nos dice que ante este panorama tenemos que estar muy atentas. Debemos protegernos a nosotras mismas y entre nosotras. Y yo opino como ella, hasta que este sistema no nos garantice protección y justicia no bajemos la guardia, por nosotras, por todas. Estemos atentas a cualquier signo de violencia hacia nosotras, física, emocional y estructural y denunciémosla. Las agresiones sexuales grupales son una de las muchas manifestaciones de un sistema patriarcal al que no nos vamos a someter y contra el que seguiremos luchando hasta su eliminación. Pese a quién pese.

 

Por Elena @ElenaHernandezP

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
La rompedora de cade...
feminismo, mujeres en lucha, prostitucion, paises, america, explotacion, sexual
Artículo siguiente
Prostitución por co...
0 Comentarios