1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Prostitución por continentes: América

feminismo, mujeres en lucha, prostitucion, paises, america, explotacion, sexual

En algunas calles de México D.F. 50 pesos son suficientes para comprar doce latas de cerveza, tres tortas y el cuerpo de una niña de 16 años”. Esta afirmación hecha por la web Criminalistica.mx nos da a entender una realidad tan brutal como sobrecogedora, y es que hablar de prostitución en América es hablar también de prostitución infantil.

Los datos, a groso modo, que dan en la web son realmente terribles. Según señala UNICEF-MÉXICO, «hay una intervención directa de redes de carácter internacional que promueven el hecho de que los niños puedan entrar a estas actividades, tanto de pornografía como de prostitución siendo menores de 18 años». Se estima que en México, alrededor de 30 mil menores de edad, son víctimas de la prostitución y el abuso sexual infantil.

“Un informe remitido a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, cita varios países latinoamericanos, entre otros Colombia, donde el número de niños de la calle que se prostituyen en Bogotá se habría quintuplicado en seis años”. Sobre América del Sur y Central, el informe constata la llegada a Chile de cientos de niñas, lo cual constituye «un fenómeno nuevo«.  En varios clubes nocturnos de la capital mexicana, se obligaba a niños a prácticas zoofílicas. En Perú aumenta un fenómeno conocido como «fleteo»: adolescentes y  niñas se prostituyen a domicilio para ayudar a sus familias o para comprar droga. En el norte del continente, Estados Unidos cuenta, según el informe, “con redes muy estructuradas de venta de cintas de carácter pedófilo”  nos informa Criminanistica.mx.

 

México, prostitución en la frontera

Rita María Hernández, directora de la Comisión Unidos contra la Trata afirma que “en México la prostitución no está reglamentada ni prohibida; en realidad está tolerada”, y el 96% de las mujeres que lo practican ha experimentado situaciones traumáticas y de violación. Cada año se producen más de seiscientos viajes turísticos internacionales que tienen como destino este país, de los cuales alrededor del 20% confiesan viajar en busca de sexo y en el 3% de los casos para consumir sexo con menores. Esto arroja la terrible cifra de 3 millones de personas que anualmente viajan por el mundo buscando sexo pedófilo. Se calcula que en la capital hay al menos 70.000 personas ejerciendo la prostitución; 70% son mujeres, 25% travestis, transexuales y transgénero, el 5% restante hombres, y alrededor de 18.000 del total son menores. Solo en la capital.

Y es que en México se dan dos circunstancias muy peculiares que tal vez no se den en otros países del continente americano y es que confluyen las corrientes de inmigración que parten desde países de América del Sur tratando de cumplir el sueño americano, con la movilidad propia del turismo sexual, algo que ha provocado que existan auténticos corredores de prostitución bien dedicada a una cosa u otra, según destino.

En Ciudad Hidalgo, situada a 125 km de la frontera sur se desconoce por completo el número total de prostitutas que ejercen. La mayoría de ellas llegan desde países del sur y tratan de localizar a alguien que las pueda ayudar a llegar a la frontera del norte. Mujeres que han pagado a “coyotes” para realizar guiadas ese viaje, se encuentran de repente en habitaciones de hoteles insalubres, abandonadas y engañadas por quienes se han llevado su único dinero con la promesa de acercarlas a la frontera de Estados Unidos (5.000$ cuesta ese acercamiento) y sin más recurso para sobrevivir que venderse de cualquier manera en la calle. Los altos niveles de delincuencia, las mafias dedicadas al narcotráfico, las de trata o las de tráfico de personas, convierten las calles de esta ciudad, sin luz y sin presencia policial, en un infierno.

Hay estados en que existen más de 12.000 bares y cantinas donde trabajan cerca de 30.000 mujeres centroamericanas, de las cuales un 80% son de Honduras.

Este último año, con la llegada de las caravanas de inmigrantes han pedido asilo en México 26.566 personas, de las cuales el 48% son mujeres.  Los abusos, la violencia y el hambre de la que huyeron en sus países es lo único que encuentran. Hay mujeres que tienen tan asumido el hecho de que van a ser violadas por el camino o al legar a las fronteras que toman anticonceptivos solo por prevenir embarazos aunque no tengan pareja y viajen solas con sus hijos. Las mafias y las bandas organizadas aprovechan la precaria situación de estas mujeres para perpetuar la violencia de la que ellas han huído.

Desde Europa creo que no somos capaces de imaginarnos siquiera el auténtico infierno de estas mujeres que, pese a todo lo que han soportado, aún tienen esperanza y luchan, con todas sus fuerzas por un futuro mejor para sus hijos.

La precaria situación económica tanto de las mexicanas como de las inmigrantes, lleva a muchas de ellas a tener tan solo dos opciones para sobrevivir; la prostitución o el narcotráfico, y si se deciden por la primera es tan sólo porque ante la permisividad y tolerancia del gobierno, tienen menos riesgo de ser detenidas y encarceladas.

 

Otras fronteras

La existencia de un tipo de prostitución fronteriza se da también en otros países, como por ejemplo Venezuela, en donde las mujeres cruzan a Colombia para ejercer en un país donde pueden ganar en una hora el salario equivalente a un mes de trabajo en su país. Algunas de ellas pueden quedarse en ciudades más o menos cercanas, como Medellín en donde hay auténticas batallas por zonas de trabajo y por tarifas aplicadas a los clientes que distan unos cinco dólares más o menos según la mujer sea colombiana o venezolana. La cifra que se maneja es de alrededor de 4.500 mujeres venezolanas ejerciendo la prostitución en Colombia. Otras muchas, sin embargo, han preferido emigrar a Ecuador donde sus servicios son pagados en dólares estadounidenses.

En Panamá la prostitución no se considera ilegal, no existe ninguna norma que lo dicte, pero en ese vacío legal existente se penaliza solo a los proxenetas y la trata, hecho que, al igual que en otros países ocurre, hace que prolifere la expansión de bares y hoteles donde desarrollar esta actividad de forma encubierta.

En Perú esté penalizado el proxenetismo al que se le suele añadir el delito contra la libertad.

En Guatemala los casos investigados por trata de personas han aumentado en los últimos años un escalofriante 625%. La mayoría de mujeres que caen en el engaño de ser llevadas a Estados Unidos se encuentran posteriormente abandonadas en hoteles y el zonas rurales, donde salir del mercado de la trata en el que han entrado sin querer es casi imposible. El país se lanza como uno de los lugares de turismo sexual hasta el punto de que han tenido que endurecer los controles de fronteras con México, El Salvador y Honduras, así como extremar el cuidado en puertos y aeropuertos.

Se considera que en Honduras hay 48.500 víctimas directas del turismo sexual que recaudan 12,3 millones de dólares, lo que supone un 2,7% de PIB con lo cual está siendo incentivado por organizaciones completamente legales.

Esta situación en Guatemala y Honduras se agrava todavía más cuando la mujer es indígena ya que las leyes en defensa de la mujer indígena solo pueden actuar cuando el caso se da en menores. Con las personas adultas hay un vacío legal además del rechazo de toda la comunidad a la que pertenecen ya que la prostitución está considerada una traición a sus valores.

En Chile la prostitución como tal no está tipificada como delito pero si está penado el “abuso de poder o de confianza que promueva la prostitución”.

En Brasil la prostitución no es ilegal aunque sí lo es y está penado trabajar en burdeles, explotar a menores, alquilar lugares para ejercerla y el proxenetismo. Se calcula que hay unas 75.000 mujeres brasileñas ejerciendo la prostitución en el mundo como emigrantes en otros países, pero la cifra realmente alarmante es la de que existen dos millones de niños y niñas de entre 10 a 15 años obligados a prostituirse.

En Costa Rica la prostitución es legal y solo les piden, como requisito, ser mayores de 18 años y tener libreta sanitaria.

Nevada es el único estado de USA que permite la prostitución, y la mayoría de los burdeles se concentran en Las Vegas. En el resto la prostitución es ilegal y perseguida no solo a quienes ofrecen sus servicios sino también a quienes los compran, de hecho, hay partidas presupuestarias para investigar y procesar a los clientes. En Nueva York la oferta y la demanda están penadas con hasta tres años de cárcel aunque también se da la modalidad “delivery” consistente en llevar a las chicas directamente a la casa particular del putero y pagar con tarjeta bancaria.  Una forma efectiva de burlar la ley y donde cobra hasta el chófer que las traslada. No sería extraño que algún día veamos (horrorizadas) en este sentido aplicaciones para el móvil.

La prostitución es ilegal en Nicaragua y se calcula que hay unas 14.000 mujeres de diferentes orígenes ejerciéndola. La mayoría de ellas lo hacen de forma oculta bien por no reconocerse como prostitutas, bien porque sus familias no saben que lo son o bien, por el contrario,  también se da el caso de las que reivindican su derecho a serlo. Muchas se agrupan en la Asociación de Mujeres Trabajadoras Sexuales Girasoles que cuenta con unas 2.300 socias.

Nicaragua ha sido el primer país en capacitar a las trabajadoras sexuales como facilitadoras judiciales a fin de que estas puedan resolver sus conflictos laborales.

 

Cuba o el paradigma de la no existencia

En Cuba no es posible saber exactamente cuántos hombres, mujeres y niñas o niños se prostituyen. Ni siquiera se puede dar una cifra porque en Cuba la prostitución tiene unas dimensiones particulares que lo convierten en un caso aparte, distinto al resto de países latinos y que hacen prácticamente imposible el sondeo.

En teoría la prostitución está penada por ley pero el gobierno niega por completo su existencia marginal escudándose en la libertad que ofrece la comunidad cubana frente al liberalismo de terceros países y, sin embargo, Cuba es uno de los referentes internacionales del llamado turismo sexual. De hecho, Cuba siempre ha tenido proyectos igualitarios en materia de educación y hay muchas mujeres que tras graduarse en una carrera de ingeniería o medicina terminan ejerciendo la prostitución por falta de otros recursos laborales. Castro llegó a bromear diciendo que “las nuestras son las putas más cultas del mundo”.

“En los tiempos de la revolución las mujeres buscaban el sexo por poder, al caer el muro de Berlín lo buscaron por dinero. Tras años de bloqueo y caos económico ahora lo buscan como un medio lícito de ganarse la vida”. Hasta tal punto es algo normal en la isla que para muchas personas es una profesión a la que pretenden aspirar y que ha dejado de ser un estigma social. No es raro encontrarse con niños y niñas que aspiran a casarse con un extranjero, algo que creen que pueden lograr desde la prostitución y que, en caso de no alcanzar completamente, siempre les va a suponer un peldaño de ascenso en la escala social.

Padres y madres pueden presumir de que sus hijos e hijas, independientemente de su edad, estén saliendo con extranjeros. En un país donde se sobrevive con menos de un dólar al día, estar con un extranjero que se considera un síntoma de solvencia económica. Lo grave de la situación y que la hace tan diferente es que de la prostitución parece depender la buena marcha de toda la economía de la isla. De no ser por las prostitutas y de los recorridos turísticos, habría cientos de pequeños bares, tiendas y pequeños hoteles de los que dependen familias enteras y que no podrían sobrevivir sin el impacto económico que supone el turismo sexual. El gobierno, consciente de este hecho y haciendo primar el torticero significado de libertad y libre elección, se planeta legalizarla equiparándola a cualquier otro trabajo.

 

Hablar de la prostitución en el continente americano es sin duda hablar de una larga historia de explotación en la que se juntan características diferenciales a las de otros lugares. El colonialismo, las distintas etnias, las comunidades indígenas, las guerras internas que siempre la han azotado  y el narcotráfico, hace que no se pueda hablar del tema sin clasificarlo por países y sin que se pueda olvidar ni por un momento su propia idiosincrasia. Hablar de prostitución en América latina es hablar siempre de una terrible e histórica injusticia en la que como siempre las mujeres han corrido con la peor parte.

Las corrientes feministas actuales, muchas de las cuales están a favor de la legalización, tienen aquí una explicación más compleja, puesto que históricamente han vivido de forma subjetiva fenómenos de explotación que no hemos vivido, por ejemplo, en Europa.  Si partimos de la premisa de que la prostitución anula cualquier subjetividad y deja a la mujer convertida en un objeto de consumo a manos de los hombres, los abusos cometidos casi de manera industrial, hace que muchas mujeres vean en la legalización de la prostitución una forma de empoderamiento y de independencia económica. Otras lo pueden ver como un mal menor ya que el horizonte de una vida mejor es demasiado lejano como para ser alcanzable. La estructura socioeconómica, con una evidente disparidad en la distribución de la riqueza, los núcleos rurales tan alejados de las grandes ciudades y las pocas opciones laborales condenan a muchas personas al empobrecimiento y la vulnerabilidad. La mayoría de la población tiene unos niveles de pobreza por debajo de lo mínimamente aceptable según dice UNICEF, lo que implica la repetición de estos roles de pobreza y marginalidad. Con la globalización y  los avances tecnológicos, las fronteras parecen haberse borrado y las metas personales son más altas y más difíciles de lograr por lo que para muchas familias, para muchas mujeres, la alternativa de salir de la pobreza, de su país, vivir lejos de las zonas en guerra o empobrecidas por ellas, lejos del narcotráfico y de sus secuaces, lejos de una explotación casi segura en manos de mafias, de maras, de proxenetas, guerrilleros incluso de ONG´s, vivir en otro lugar aunque sea prostituyéndose es una alternativa muy válida.

De poco sirve la teoría ante un estado de violencia estructural tan intensa y férrea. De poco nos van a valer las teorías feministas si no hay detrás un estado que de verdad quiera resolver estos problemas y trate de aplicar una política de alternativas dignas para toda la población. De nada nos sirve a las feministas europeas, blancas y libres hablar a estas mujeres de subjetividad, de libertad, de alternativas laborales si luego los gobiernos y las leyes no hacen prácticamente nada por ofrecerles una vida mejor.

Tras tantos datos y cifras descorazonadoras la sensación de impotencia me abruma. Tratar de dictar “normas” pertrechada tras un simple portátil y desde la cómoda Europa me parece casi un insulto al dolor de todas estas mujeres, y sin embargo, como feministas tenemos que hacerlo, tenemos que seguir haciendo feminismo para la vida, un feminismo completo en el que incluyamos la lucha de las mujeres de cualquier condición en cualquier rincón del planeta como una lucha propia y común.

Las feministas conocemos que el 90% de las mujeres en esta situación están deseando salir de la misma y que no cuentan con apoyos de ningún tipo, que más del 70% son agredidas físicamente, que más del 60% son violadas por sus proxenetas, que el 87% de las mujeres prostituidas han padecido violencias físicas antes de los 16 años, que casi el 80% de las mujeres en prostitución comenzaron a ser prostituidas siendo menores de edad, que el 68% de las mujeres presentan Trastorno de Estrés Postraumático y eso es por lo que tenemos que seguir luchando y levantando la voz a pesar de las otras muchas voces que, aprovechando la coyuntura especial de las mujeres latinas en sus países de origen, tratan de vendernos la prostitución como la única salida posible para ellas.

La prostitución no puede ser una aspiración o un proyecto de vida porque entonces estamos condenando a miles de vidas a la esclavitud.


Por Nina Peña (@ninapenyap)

 

Fuentes y artículos consultados.

http://paginabierta.mx/prostitucion-cadena-de-explotacion-y-discriminacion/

http://generoconclase.blogspot.com/2010/06/la-prostitucion-en-latinoamerica.html

http://cued.mx/blog/la-prostitucion-en-mexico-un-fenomeno-evidente-que-nadie-quiere-ver/

https://docplayer.es/6503600-Estudio-exploratorio-sobre-trata-de-personas-con-fines-de-explotacion-sexual-en-argentina-chile-y-uruguay.html

http://generoconclase.blogspot.com/search/label/contra%20la%20prostitución

https://www.criminalistica.mx/areas-forenses/criminologia/1249-introduccion-al-problema-social

https://es.panampost.com/priscila-guinovart/2017/03/16/las-prostitutas-del-socialismo-en-america-latina-por-ellas-no-marcha-nadie/

https://www.panamaamerica.com.pa/nacion/prostitucion-la-actividad-que-crece-en-la-ilegalidad-868620

https://www.monografias.com/trabajos16/explotacion-menores/explotacion-menores.shtml

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2008-03-18/la-prostitucion-trabajo-o-esclavitud_522626/

https://www.periodistadigital.com/america/sociedad/2018/12/20/la-megaestafa-de-uruguay-prostitucion-extorsion-cocaina-autos-de-lujo-hoteles-y-mucho-dinero.shtml

https://www.infobae.com/america/venezuela/2017/07/27/the-economist-mas-venezolanas-desesperadas-recurren-a-la-prostitucion-en-colombia/

https://www.youtube.com/watch?v=RqFmLoASDOk

http://latratadepersonasenmexico.blogspot.com/2014/04/aspecto-historico-y-perspectiva-actual.html

http://presente-diario.com/dia-internacional-de-la-trabajadora-sexual-discriminacion-y-explotacion/

http://www.diputados.gob.mx/sedia/biblio/virtual/dip/Mujer_revol.pdf

 

 

Artículo previo
Si es en pareja tamb...
Artículo siguiente
¿Quién mató a Mar...
0 Comentarios