1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Protegiendo el 8M del lobby proxeneta

Hoy se ha celebrado una rueda de prensa abolicionista, para explicar lo sucedido en Barcelona, en la supuesta asamblea feminista del 8M, en el espacio municipal de Ca la Dona, donde varias mujeres abolicionistas fueron silenciadas y expulsadas, privándolas del derecho al voto.

Estas activistas, con una larga implicación en este espacio, denuncian cómo el lobby proxeneta se ha infiltrado desde el año pasado en las filas de Ca la Dona, con técnicas beligerantes y poco transparentes que se han reportado y desoído en la comisión laboral del espacio.

Las representantes de las asociaciones abolicionistas -entre las que se encontraba Mujeres por la abolición o el Partido feminista- denunciaban también cómo Ca la Dona y otros espacios se benefician de los recursos públicos municipales destinados al movimiento, pero que sirven sin embargo para beneficiar al lobby proxeneta. Esto ocurre, como ejemplo hiriente, con los cursos formativos de Aprosex, subvencionados por el ayuntamiento de Colau, que ofrecen felaciones reales a hombres y aprendizaje para ser una mejor prostituta.

En la rueda de prensa, se han manifestado las estrategias con las que el proxenetismo invade los espacios feministas con discursos neoliberales sobre la libre elección, obviando la aplastante mayoría de mujeres, superior a un 80%, que ejercen la prostitución como víctimas de la trata, secuestradas en burdeles, invisibles y explotadas a través de deudas y chantajes de los mismos tratantes que hablan de libertad.

La intrusión de estos discursos en los círculos del 8M es una violación al espíritu del movimiento, que lucha contra el aprovechamiento patriarcal de la feminización de la pobreza y exige que la esclavitud sexual deje de ser disfrazada de trabajo por los que se lucran de ella.

En este sentido, las asociaciones representadas en la rueda de prensa exigían la disolución inmediata de todas las asambleas del 8M que detecten infiltrados del lobby proxeneta en sus filas y su recomposición posterior, dentro de los márgenes de la lucha feminista, en la que nada que legitime que nuestros cuerpos puedan ser comprados como un objeto de consumo será nunca feminista.

Desde el abolicionismo, se exige acabar con la cosificación de la mujer y con la violencia sexual que generan las posturas regulacionistas, reafirmando la idea de que nuestro consentimiento sexual es independiente a nuestro deseo y además negociable.

Se señala especialmente la mesa del encuentro nacional del 8M en Valencia en la que una representante del mal llamado sindicato OTRAS, ilegalizado por la audiencia nacional, tendrá voz privilegiada como conferenciante defendiendo los intereses de los puteros en un espacio feminista referente.

A su vez, se exige la eliminación del término “trabajo sexual” de todos los manifiestos relativos al 8 de marzo, un encuentro por la dignidad de todas las mujeres en el que no podemos ignorar a las víctimas de la prostitución, las asesinadas, las secuestradas, las que sobrevivieron al infierno. Luchamos por ellas.

La democracia no existe cuando las mujeres pueden ser mercadeadas. El abolicionismo no puede ser silenciado dentro del feminismo porque el abolicionismo es el feminismo defendiendo los derechos humanos de todas las mujeres y luchando contra la subordinación patriarcal en la que se nos objetifica y violenta.

Ninguna mujer será libre mientras los hombres tengan derecho a comprarnos.

Salgamos a la calle a defender la lucha de las mujeres y denunciemos bien alto el apoyo de políticos y sindicatos al lobby proxeneta.

Porque el 8M es abolicionista.

 

Aquí podéis ver la rueda de prensa y agradecemos a las compañeras el que nos hayan dado voz.

 

 

Por Princess Caroline (@ALaLicuadora)

 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

Artículo previo
Feminismo, capitalismo,
TheBestMenCanBe Capi...
Artículo siguiente
Albert Rivera: Cuand...
0 Comentarios