1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Se acabaron los cuentos

Desde pequeñas somos bombardeadas por la sociedad con ideas de lo que debe ser una relación de pareja perfecta. Aquello a lo que debemos aspirar si queremos ser felices junto a alguien.

Cuando, tras un largo camino por la deconstrucción, por fin visualizamos la trampa del amor romántico nos puede resultar muy lejano, como si fuese imposible recaer en ello. Pero en realidad está aún a nuestro alrededor continuamente, y librarnos de él continúa siendo parte de nuestro trabajo diario. Por ello, debemos localizar esas claves que la sociedad patriarcal y capitalista nos manda, no siempre de forma tan sutil, a través de los medios de comunicación.

¿Hasta qué punto nuestras relaciones “románticas” no son una copia de aquello que hemos visto en los libros o las películas? ¿Es romántico que te manden una carta cada día con tal de enamorarte sin tener en cuenta tu opinión, como en El Diario de Noa? ¿O lo son los celos, el control sobre tu pareja, o la idealización de la violencia como en 50 Sombras de Grey o After?

Claves para evitar la trampa del amor romántico:

  • Príncipes azules y medias naranjas

Los cuentos nos dejan una lección principal, nosotras somos las que esperamos a que vengan a alejarnos de nuestra amarga y tediosa existencia sin un hombre. Ellos son los que viven mil aventuras para salvarte  y reciben su recompensa final, nosotras.

Ellos deben sentirse queridos, útiles, importantes y necesarios para vencer. Se saben deseados por las mujeres, respetados y admirados a través de todo lugar que pisen, pero sobre todo mitificados por una bella  muchacha que sufre su ausencia. Para ella el amor debe ser lo más importante.

Obviamente solo puedes tener un príncipe, tú claro, porque él puede ir de doncella en doncella ya que es infinitamente deseado por todas. No existe más de un amor perfecto y verdadero, como mujer que espera a su Salvador no te puedes permitir perder la oportunidad.

Pues los cuentos parece que han caducado porque ahora ni estamos custodiadas por dragones ni podemos pagar las facturas del castillo. Es momento de dejar los zapatitos de cristal y ser la liberadora de nuestras propias vidas.

  • Ni sacrificios, ni la solución a todos tus problemas

Parece que cuando te enamoras tienes que abandonarlo absolutamente todo en beneficio de la otra persona; tu trabajo, estudios, familia y amigas podrían dejar de existir con un abrir y cerrar de ojos de tu príncipe.

Todas conocemos a esa amiga a la que siempre le ponemos un whatsapp que dice “tía desde que estás con él no se te ve el pelo”

Sí, todas nosotras, mujeres independientes que intentamos construir nuestras vidas, muchas veces no tenemos tiempo para todo.  Pero una cosa es la falta de tiempo y otra que desaparezcas de la faz de la tierra con tal de que tu pareja sea feliz.

Además de que después de reducir nuestro circulo cercano y nuestros intereses esperamos al menos que nos aporte la salida a aquellas cuestiones que nos preocupan. Pues no, porque seguramente no elegiste al genio de Aladdin. Que si estás hasta las narices de ser explotada laboralmente, o de tener que salir a la calle intranquila, ponte manos a la obra para luchar.

  • Libérate, sal de tus armarios, no estás sola.

Vivimos en una época en la cual es mucho mas sencillo mantener el contacto con las mujeres que te rodean, que te pueden ayudar a crear tu red de cuidados, no te alejes de ellas y escucha sus consejos, te van a avisar cuando la manzana esté envenenada.

No todas somos iguales, luchamos como mujeres trabajadoras por la libertad de hermanas racializadas, bisexuales o lesbianas. Somos todas nosotras y yo no veo princesas rosas indefensas. Frente a una sociedad que nos quiere normativas, silencionas y sumisas tenemos heroínas bisexuales como Karolina Dean en Runaways.

Que se ha acabado el cuento. Hay mucho que experimentar ahí fuera como para vivir encerrada en una torre, y resulta muy difícil escapar cuando estás dentro. Tú eres la que inventas, la que te equivocas, la que rectificas. Trata con mimo a tu propio personaje y al de tus hermanas, escribid vuestras propias historias.

Por Ángela @Angela_1723 

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Uncategorized
Artículo previo
La prostitución NO ...
Artículo siguiente
Aborto, un derecho q...
0 Comentarios