1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Madres, vosotras también tenéis cómplices

Feminismo, Juana Rivas, Justicia Patriarcal, madres víctimas

Recientemente, el Estado ha indemnizado con una suma de dinero a Ángela González, víctima de violencia machista y madre a la que su maltratador le quitó lo único que, muy probablemente, le salvaba de su calvario. Una cantidad de billetes que no logran camuflar una culpa, que no hacen que olvidemos que la historia se repite, que no curan el daño. Al contrario, lo aumentan porque ahora sabemos con total certeza que, si queremos justicia, no la hallaremos en la Justicia.

Por circunstancias ajenas a nosotras, el sistema se ha encargado cada vez más de quitarnos la voz, de mitigar el ruido de nuestras advertencias, como si se pudiera silenciar la verdad. El patriarcado es tal que esas maravillosas leyes y su aplicación les conceden más credibilidad a las palabras de un padre maltratador, que a las de una madre que sufre, porque su sufrimiento no es solo de ella. Madres que huyen de su verdugo, dispuestas a plantarles cara y a sacar a sus hijos e hijas de un infierno que no se merecen. Madres que sí actúan, padres que no piensan, que desoyen él “no lo hagas” de sus hijas e hijos.

La justicia debería plantearse si un padre merece ser considerado padre cuando permite que sus hijos e hijas presencien ese infierno. Cuando abre las puertas a que esos inocentes se conviertan en personajes de una escena cruel. Pero no, lo que sigue haciendo es arrastrar a esas víctimas a los brazos de un verdugo que, si bien lo es para la madre, lo es para ellos y ellas también. Al final, nuestra justicia acaba siendo cómplice del maltratador, tan culpable como él y los jueces y juezas en sus conciencias lo saben.

Con tantos crímenes machistas que las leyes pueden atribuirse, no estaría de más que recapacitáramos todos y todas. O, al menos, que no miremos para otro lado. Por eso convendría pensárselo dos veces antes de criticar las acciones que una madre hace para proteger a sus hijos e hijas. Veo a tantos señalando a Juana Rivas por ser una MADRE VALIENTE, que me hace cuestionarme qué es lo que el patriarcado hace tan bien para que se contrapongan los culpables. Es como si las togas se hicieran del sufrimiento y de la impotencia de estas mujeres, con un despotismo que disfrazan de normalidad.

La verdad no la han silenciado, porque sabemos lo que esconden sus sucias leyes y sus sentencias, porque creemos en el dolor de madres y mujeres que no se cansan de luchar.

Juana, Ángela y madres que alzáis la voz, seguid proclamando vuestra verdad porque es la verdad de todas y entre todas le haremos honor.

Seguid en el frente de la justicia real, ese que ni a martillazos derribarán.

Ante la complicidad de los hipócritas, hallaremos vías para escapar.

 

 

Por Nerea Gracia Corredor (@Nerea_Gracia_)

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
Maltratada y condena...
Feminismo, abolicionismo, trata, explotación sexual
Artículo siguiente
La trata: esclavitud...
0 Comentarios