1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Lo emocional es político

Las emociones se construyen a través de una determinada interacción social. Hay ocasiones en las que las emociones de la mujer se expresan en un escenario patriarcal. Cuando contamos una situación machista que hemos vivido, entre nosotras fácilmente podemos identificar una experiencia parecida en nuestra memoria emocional. Un hombre, sin embargo, podrá escuchar e interpretar lo que nosotras sentimos exclusivamente desde sus privilegios. Nosotras tenemos más que perder porque nuestra integridad y libertad se tambalean. En este caso, los sentimientos de las mujeres no son análogos a los de los hombres, ya que ellos viven amparados por la estructura social imperante, mientras nosotras la sufrimos.

Cuando se afirma que un hombre puede sentir igualmente miedo cuando va solo por la calle de noche, a riesgo de que le atraquen, y se equipara con el miedo que puede sentir una mujer en la misma situación con el peligro de que la violen, se está negando que esa experiencia afectiva de la mujer es consecuencia del patriarcado. Las emociones vinculan a las personas, pero chocamos contra el discurso patriarcal cuando consigue reducir el discurso de las mujeres sobre su realidad social.

Cuando sentimos asco si un hombre nos toca sin nuestro consentimiento, no es un asco cualquiera, es el asco que sentimos como mujeres que viven dentro de un sistema que favorece que el hombre actúe de esa forma. Cuando sentimos vergüenza, rabia o frustración por las actitudes machistas que recibimos, tampoco es una vergüenza, rabia o frustración cualquiera. Son las emociones que nos toca sentir como mujeres por vivir en un contexto sociocultural que las provoca y se sirve de ellas para perpetuar la desigualdad social entre hombres y mujeres.

Emociones como la vergüenza, la culpa o el miedo tienen como función social evitar el conflicto, mantenernos calladas y, por tanto, privatizar problemas claramente sociales.

Exaltar estas emociones y especialmente la indignación colectiva es relevante para unirnos y evidenciar los abusos, las agresiones, la discriminación y la desigualdad.

 

Por Carmen Caballero

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

ActualidadOpinión
Artículo previo
Notarios, planchabra...
Artículo siguiente
Maltratada y condena...
0 Comentarios