1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

Pablo Casado y las grietas del simulacro.

mujeres en lucha, feminismo, pablo casado, partido popular, primarias, elecciones, machismo, genero, ideologia

“El patriarcado asegurando que no lo es”. De esta forma tan clara y concisa define Nuria Valera la sociedad del simulacro que nos envuelve. Un machismo en cursiva, susurros sordos de misoginia, violencias vendidas como modernidad. La nueva sutileza de una meta, la del mantenimiento de un sistema de desigualdades, que inunda cada ámbito público. Porque si existe una sociedad del simulacro, no queda otra que se sustente en instituciones y personas que lo normalicen, permitan y practiquen.

El primer paso para el dominio del arte del simulacro es el uso del lenguaje, los símbolos, los gestos para separarlos de los actos; poner el límite entre decir y hacer, aparentar y cambiar las cosas. Así, como sociedad, ya no nos reímos con eso de “mujer, a fregar” ni decimos obscenidades a nuestras compañeras de trabajo -al menos no en público. Ahora acudimos al 8M mientras debatimos sobre vientres de alquiler, abandonamos a su suerte a hermanas inmigrantes, precarizamos a las trabajadoras y nos conformamos con minutos de silencio al pie de lápidas con nombre de mujer. En definitiva: el lobo de la reacción se disfraza del cordero de la igualdad para evitar ahogarse en una imparable ola violeta.

Pero el discurso termina resquebrajándose, la luz aparece por las grietas de la careta y se puede ver la figura de ese patriarcado que muta de forma, pero no de contenido.

Y en nuestra vida política hemos visto muchos rostros detrás de ese maquillaje corrido. El último, el de un Pablo Casado cuya su posición de feminista acérrimo -bueno, tiene madre, mujer e hija, ¿cómo no va a serlo?1– no le ha impedido decir que hay que combatir la “ideología de género”2 . Crack. La fina máscara que el Partido Popular había intentado construir tras el 8 de marzo ya no engaña a nadie -si alguna vez lo había hecho- y salta por los aires. Nunca han sido feministas, claro, pero parece que han renunciado siquiera a aparentarlo… al menos, hasta que vuelva a necesitar votos.

Pero sin duda hablar de simulacro es hablar en naranja. De negar tres veces la huelga de marzo a hablar de Clara Campoamor, de “ni machismo ni feminismo” a apostar el feminismo transversal, de defender los vientres de alquiler a solo ver españoles, Ciudadanos es el ejemplo perfecto de ese “patriarcado del cambio” que busca nuevas de opresión para mantener los mismos privilegios.

Tampoco se libra la izquierda de contradicciones poco casuales. ¿O alguna ha olvidado la concentración por la moción de censura en la que se humilló y agredió a las mujeres que luchaban por nuestros derechos con su huelga de hambre? ¿Dónde están los partidos de la clase obrera cuando se convocan manifestaciones por las trabajadoras de Huelva?

Es un hecho: vivimos una época de simulacro. El machismo buscará vaciar rápidamente de contenido nuestro discurso, se apropiará de él y lo usará para perpetuarse. Cambia, tergiversa, confunde, pero es nuestro trabajo unirnos y denunciar las contradicciones del patriarcado con la fuerza de saber que solo nosotras mismas podremos liberarnos.

Así que aquí le esperamos, señOr Casado. Combátanos, menosprécienos, quítenos medios. Porque no ha entendido nada: no tenemos miedo a la guerra, llevamos toda una historia luchando.

Por Maribel Matey (@noprinceneeded )

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
mujeres en lucha, feminismo, moda, no es no, inditex, amancio ortega, campañas feministas
Carta abierta a Aman...
Machismo, cosificación, eventos machistas
Artículo siguiente
¿Entrar gratis tien...
0 Comentarios