1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

El acoso escolar es el hijo del patriarcado

 

Siempre he dicho que la escuela y la sociedad son un reflejo la una de la otra, pero ahora voy a intentar articular de forma ordenada lo que me lleva rondando la cabeza tanto tiempo: Quiero intentar explicar por qué insisto en que el acoso escolar es el hijo del patriarcado.

El patriarcado se ha encargado durante mucho tiempo de recordarte lo que eres y como consecuencia, lo que no podrás ser o hacer.

¿Eres mujer,  persona racializada,  persona “discapacitada”, gay, lesbiana, trans… o eres todo lo que se sale de esa norma y de los estereotipos marcados? Entonces, automáticamente pasas a ser etiquetada, clasificada y desechada. Mercancía peligrosa.

Aquellas personas que viven fuera de los estereotipos marcados están condenadas.

No voy a detenerme más en explicar qué es y cómo oprime el patriarcado, hay mucha información, se ha escrito mucho y muy bien, os animo a buscar sobre ello, ya que yo no lo voy a mejorar.

Ahora pasemos a ver quién es su hijo, que ya va al cole.

Después de tanto tiempo estudiando el bullying, de haber investigado y de haber leído todo lo que pasaba por mis manos, me doy cuenta de que el acoso escolar no es otra cosa que la adaptación del patriarcado al colegio. Ese ataque frontal a lo que se considera diferente y por ello, débil.

Resulta que si nos fijamos en los resultados del Informe del Observatorio por la convivencia de la Comunidad de Madrid, o en otros informes sobre acoso escolar, como el de UNESCO, el de la fundación ANAR, los principales motivos de acoso escolar son: ser niña, apariencia física no- normativa, ser niño o niña racializado/a sin olvidarnos de los gitanos y gitanas, ser niño o niña con diversidad funcional ( ACNEES) o no entrar dentro de la heteronormatividad ( homosexualidad, transexualidad, etc.).

¿A qué nos recuerda? Exacto, es el patriarcado en horario infantil.

La sociedad en miniatura que se reproduce en los colegios ha adoptado el sistema de opresiones de la sociedad “de fuera” y se ha ido adaptando a cada clase, a cada espacio. De esta forma, en el recreo los niños han colonizado el patio para jugar al balón y relegar a quienes no juegan a un segundo plano, corriendo el riesgo de ser golpeados por la pelota. En las clases, de una forma más o menos sutil, más o menos velada, se va marginando y se va excluyendo a quien se atreve a salirse de los parámetros establecidos como “normales”: tanto como por malas notas como por demasiado buenas, da igual; tanto si eres guapa como si eres fea, gorda, bajita…

Y aún hay más: hemos caído (como ha pasado en la sociedad “de mayores”) en el relato irreal de que las niñas son peores, son malas y retorcidas y ejercen acoso escolar. No, no es verdad. A las niñas las acosan más.

Por eso, si queremos cambiar el relato y cambiar la sociedad, los profesores y profesoras tenemos que formarnos. Sin embargo,a la hora de recibir formación en este tema, nos encontramos con muy poca, por no decir nada, formación en género, en antirracismo, anticapacitismo, diversidad sexual, etc. Es decir, no se enseña al profesorado a comprender este tipo de conceptos tan importantes y que serían determinantes a la hora de prevenir y detectar casos de acoso escolar en las aulas.

Si el profesorado no sólo no es capaz de advertir comentarios o actitudes machistas, racistas, capacitistas u homófobas dentro de los centros escolares, sino que incluso participa y lo potencia, nunca terminaremos con el acoso escolar.

Esta detección pasa, en primer lugar, por una deconstrucción personal de los profesores y profesoras que trabajan día a día en el aula. Pasa por un currículum con una variedad muchísimo más amplia de referentes femeninos, LGTBI, racializados o con diversidad funcional.

Pasa por una formación feminista en los claustros y una vez ahí, podemos seguir trabajando con el alumnado.

Será difícil y llevará tiempo, pero si estamos buscando un verdadero cambio, una educación en igualdad y equidad, es necesario que sea el propio cuerpo de maestros y maestras quien dé el primer paso.

 

Por Ade Marlo @teacher_ade

 

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Artículo previo
Feminismo / Menstruación
MI, TU, SU. NUESTRAS...
mujeres en lucha, feminismo, moda, no es no, inditex, amancio ortega, campañas feministas
Artículo siguiente
Carta abierta a Aman...
0 Comentarios