1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

HOOTERS: CUANDO ERES PARTE DEL MENÚ 

Se abre el telón.

Vemos aparecer a un montón de camareras, con muy poca ropa y con muchas tetas, sirviendo alitas de pollo a los hombres.

Se cierra el telón.

¿Cómo se llama el sitio?

Tetaurante.

No, no es un chiste. Ojalá lo fuera.

Con este nombre, “Tetaurantes”, es como se ha bautizado en España a esta cadena de comida rápida estadounidense que abrirá, en pocos días, uno de sus locales en Castelldefels, una localidad de Barcelona.

Hooters es muy famosa en Norteamérica, y no lo es por su comida, sino por utilizar como reclamo el cuerpo de las mujeres.

Las camareras que contratan han de ser jóvenes, tener una cara bonita, un cuerpo perfecto y sobretodo grandes pechos. Su uniforme de trabajo consiste en un short bien cortito y un top con un gran escote.

Tetas y poca ropa como arma de marketing para atraer a hombres.

Mientras buscaba información sobre este antro, encontré unas declaraciones de uno de los responsables de la cadena, en las cuales aseguraba que, si su propia hija le pidiera permiso para trabajar en Hooters, debería pensar bien si dejarla o no.

Esto no hace falta comentarlo. Se comenta solo…

También mencionaba que continuarán con su plan de expansión de la empresa de forma más discreta “no queremos que se nos planten las feministas delante”.

Esto sí te lo voy a comentar…

Verás, querido, las feministas estamos cansadas.

Cansadas de ver como con este tipo de negocio nos mandáis un mensaje muy claro  sobre lo que entendéis que es ser una mujer y para que sirve: un objeto sexual para el disfrute de los hombres.

Cansadas porque una forma de violencia hacia las mujeres es la cosificación que hacéis de nosotras.

Cansadas porque no entendéis que cuando nos usáis como parte del menú nos estáis denigrando.

Sabemos que el capitalismo patriarcal no tiene límites, pero nuestra paciencia si la tiene, y está empezando a agotarse.

Así que por mucho que seáis más discretos en vuestros planes de expansión, lamento deciros que siempre nos tendréis delante.

Delante y señalándoos como parte muy activa dentro del engranaje que hace que se nos vea como objetos y no como sujetos.

Perpetuáis ese sistema que hace que se nos vea como cosas a poseer, que hace que se nos acose, se nos toque, se nos viole y se nos asesine.

Porque nos vendéis y mercantilizáis.

Porque nos hipersexualizáis y nos utilizáis como cosas y no personas.

Sé que me lloverán las críticas.

Sé que la mayoría vendrán por parte de hombres y por el antifeminismo liberal.

Sé que voy a ser tachada de izquierdista puritana, en el mejor de los casos, y de nazi en el peor, por lo de no respetar la “libre elección” de las mujeres.

Y me da absolutamente igual. No estaría yo escribiendo esto, ni quejándome de nada, si viviésemos en una sociedad igualitaria.

Ellos dirán que a las chicas no se les está humillando y que trabajan allí porque quieren.

Es la jugarreta que siempre utiliza el neoliberalismo: hacer que te olvides y negar de donde venimos. Obviar que no existe igualdad ni libertad para la mitad de la humanidad.

Y os diré otra cosa más, antifeministas y neoliberales:

Doy gracias a la vida de que exista el feminismo radical. Un feminismo que nos defiende a todas ante el capitalismo salvaje, y le acusa directamente de querer que nuestros cuerpos sean mercancía.

Así que seguiré señalando que un restaurante así es sexista y perjudica directamente a que cada vez seamos más iguales.

Y, para los hombres, tengo otra pregunta:

¿No os sentís incómodos?

Yo me sentiría realmente mal si me tratasen, en pleno siglo XXI, como a una neandertal.

“Los hombres fútbol y tetas, eso es todo lo que quieren”.

Así es como os trata esta empresa.

¿De verdad no se os remueve algo por dentro ?

Es algo que parece sacado de otro tiempo. Tan vulgar y tan hortera que no puedo entender que este tipo de negocio pueda funcionar.

Nos estáis poniendo muy difícil el camino, pero sé que llegará un día en que la conciencia será colectiva.

Nos habréis cansado tanto que estaremos todas unidas, con todos los que se quieran unir también.

Tendremos otra sociedad, más igualitaria y más justa.

Ese día habremos ganado la batalla más difícil de nuestra vida.

Esa batalla que aún vamos perdiendo por empresas como la vuestra.

“Hooters no sois bienvenidos en Castelldefels”

“Ni en Castelldefels ni en ningún sitio”

Feministas Hartas

@feministaHarta

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

 

ActualidadSociedad
Artículo previo
El maltratador psico...
Artículo siguiente
LA CAMPAÑA DE LA XU...
0 Comentarios