1 3000 1 120 https://mujeresenlucha.es 960 0
site-mobile-logo
site-logo

EN DECOSTRUCCIÓN…

En palabras de Ana de Miguel:

“El feminismo es tanto un movimiento social como una forma de vivir la vida y también, lo que aquí nos va a interesar más, una teoría crítica de la sociedad. Un punto de vista, una perspectiva que ofrece una relectura del pensamiento occidental y que propone una nueva concepción del ser humano […]” (2015, p. 296).

Según la Real Academia Española la palabra deconstrucción significa: “Deshacer analíticamente los elementos que constituyen una estructura conceptual”. Este término cobra sentido en el movimiento feminista, ya que debido a nuestra educación, basada en el machismo, debemos modificar nuestra estructura conceptual, es decir, ‘deconstruirnos’. 

Deconstruirnos es un proceso complejo, que no todxs estamos dispuestxs a realizar, ya que consiste en cuestionarnos el sistema que sustenta nuestra realidad: la que hemos vivido y seguimos viviendo. Consiste en romper todos los esquemas que teníamos establecidos e incluso entrar en propias contradicciones. Es, en definitiva, reconstruir el mundo que nos rodea. Decontruirnos consiste en informarnos y formarnos, entendiendo que ya no volveremos a ver la realidad como entonces, ya que cuando empezamos a replanteárnoslo todo, es inevitable dejar de hacerlo. Cuando vemos la vida con las gafas feministas, afortunadamente, no hay vuelta atrás. Esas gafas nos dejan ver con mayor claridad y nitidez la discriminación de género campando a sus anchas sin ningún complejo; nos deja ver los pequeños matices que antes pasaban por alto y que se vestían disfrazados de normalidad.  

Deconstruirse siendo mujer significa olvidar el papel secundario que tenemos en este sistema patriarcal para aprender que somos capaces de lograr lo mismo que cualquier otro ser humano, aunque se hayan encargado en hacernos creer que el éxito tiene nombre masculino. Significa deshacerse de la creencia de que las mujeres somos envidiosas, rencorosas y competitivas entre nosotras, para poder aprender que las mujeres unidas podemos ser maravillosas, grandes compañeras y amigas. Y que la solidaridad entre nosotras puede llegar a forjar lazos indestructibles. Consiste en dejar de callar y asentir a los hombres (porque así nos lo han enseñado), para empoderarnos y alzar nuestra voz. Significa dejar de lado el tener que satisfacer a los hombres para aprender que no les debemos nada y que si queremos decir NO, lo podemos hacer sin sentirnos culpables. Deconstruirse es saber que todas las veces que no hemos cumplido con lo que se supone “ser mujer”, era un éxito y no un fracaso. Deconstruirse es empezar a liberarse de la carga que supone “ser mujer” en nuestra sociedad. 

Deconstruirse siendo hombre significa entender que lo que considerabas que te pertenecía o merecías era, a veces, propiciado por los privilegios que te otorga el patriarcado. Significa que al levantar el pie del suelo puedes encontrarte con que has pisado alguien, y que ni siquiera te has dado cuenta, porque es alguien a quien le han enseñado a no quejarse por ello. Significa alzar la voz para que otro hombre deje de enorgullecerse de sus genitales. Significa bajar la voz y comenzar a escuchar mujeres que explican ideas brillantes.

El proceso de la deconstrucción es el producto de incomodarnos para luego sanarnos por dentro.
Para que nunca dejemos de deconstruirnos.

Por @endeconstruccio 
Link de la fotografía: http://salonkritik.net/10-11/2010/11/deconstruir_es_seducir.php

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:
https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

OpiniónSociedad
Artículo previo
Artículo siguiente
La fiscalía pide 48...
0 Comentarios